Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Telemark informa al empleado de lo que "debe" a la empresa

Telemark informa al empleado de lo que "debe" a la empresa

ACTUALIDAD IR

Imagen de recurso de una teleoperadora en su puesto de trabajo. | L.N.C. Ampliar imagen Imagen de recurso de una teleoperadora en su puesto de trabajo. | L.N.C.
D.L. Mirantes | 07/04/2016 A A
Imprimir
Telemark informa al empleado de lo que "debe" a la empresa
Laboral La empresa hace llegar a la plantilla informes en los que se alude a la "rentabilidad negativa" del trabajador en base a los costes laborales y a los gastos corrientes
"Le comunicamos que analizando sus resultados correspondientes al año 2015 hemos detectado que usted presenta una rentabilidad negativa anual de [...] euros. Esta es la diferencia entre la productividad y el coste (salarios y cotizaciones) que usted genera para la empresa. Le ponemos estos hechos en su conocimiento para que tome las medidas oportunas y poder corregir estos datos".

Con estos términos se ha dirigido Telemark a una buena parte de la plantilla en las cartas entregadas para indicar el "coste" que el trabajador supone para la empresa. Los informes se dirigen de forma personalizada a cada uno de los trabajadores de la empresa de telemarketing radicada en el Polígono Industrial de Onzonilla y son entregados en mano en un despacho por parte de los responsables de controlar la "productividad" de los trabajadores. En los informes se hacen constar los datos del trabajador junto con la categoría profesional que ostenta y el proyecto en el que desarrolla su labor.

La dirección de la empresa empezó a poner en práctica esta medida de presión a principios de año, haciendo entrega a los trabajadores de informes en los que se valoraba la "productividad negativa" del ejercicio anterior completo, sin desglose mensual.

De acuerdo con los informes consultados, la empresa "reclama" a algunos trabajadores sumas de más de 10.000 euros en concepto de "rentabilidad negativa". Para realizar el cálculo, la empresa tiene en cuenta, no solo los costes laborales, sino también los gastos corrientes de luz, aire acondicionado, agua o electricidad. Todo ello hace que haya trabajadores que ‘deben’ bastante más de lo que podrían ganar en un año.

La medida no quedó ahí y al primer informe "anual" han seguido informes "mensuales" correspondientes a enero, febrero y marzo con ‘reclamaciones’ de más de 1.700 euros.

La empresa «reclama» a algunos trabajadores sumas de más de 10.000 euros por un solo ejercicio La empresa exige además la firma del trabajador en concepto de recibí. También se solicita la firma de los representantes sindicales. A pesar de ello, no todos los trabajadores han accedido a la firma voluntaria de los documentos entregados por Telemark.

Además, la empresa también informa a los trabajadores de las productividad en relación con la media del resto de los miembros de la plantilla, una práctica que, por otra parte, es habitual en el sector, que cuenta con elevadas tasas de rotación.

La entrega de los informes en los últimos tres meses ha contribuido a ampliar la tensión entre los trabajadores y las situaciones de estrés ante la necesidad de conservar los puestos de trabajo en un momento muy complicado en el mercado laboral.

De acuerdo con las fuentes consultadas, las entregas de las cartas han sido "selectivas", aunque entre los aludidos se incluyen también empleados de las últimas contrataciones. De hecho, en algunos casos se ha utilizado los referidos informes para justificar despedidos calificados por la dirección como "disciplinarios".

En este clima de tensión no se descarta que los trabajadores emprendan medidas legales contra la empresa por entender que están siendo víctimas de prácticas de acoso.
Volver arriba
Newsletter