Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
También tienen casa los romanos

También tienen casa los romanos

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 08/10/2019 A A
Imprimir
También tienen casa los romanos
Se repite una y mil veces la anécdota, cada vez que los clientes se acantonan en la barra del bar con poca cara de irse pese a lo avanzado de las horas, cuando el cantinero tira de viejas mañas del oficio y le comenta en voz alta al camarero, la parienta o al viento de poniente: «¿Esta gente no tendrá casa?».

Hay quien añade que en ese preciso momento fue cuando el ingenioso Pereira le dijo a su inseparable Úrsula aquello de «habrá que irse a la cama, que allí siempre hay algo que hacer». E Isidoro remachaba, «dormir, y si no duermes te levantas, pero ya en tu casa».

Viene la historia a cuento de que en las pasadas fiestas sanfroilaneras, que cada año gustan más al vecindario en detrimento de la rutina sanjuanera con sus fuegos artificiales, andaban por las calles y puestos personajes del más variado pelaje, sin ánimo de ofender: romanos, halcones, astures, artesanos, cantineros, morcilleras, carros, carretas, paisanos que conducen a las vacas, doncellas para entregar al malvado musulmán, abades enfrentados a munícipes por un quítame allá unos Ibis o como se llamaran entonces, cereros para que haya más cera que la que arde... y clientela diversa, que también tiene cara de mostrar pocas ganas de marchar, como si no tuvieran casa.

Y cuando ya lo han hecho, resulta que aquel romano con trazas de emperador, también tiene casa, por la Sobarriba o Vilarrodrigo, y regresa a ella caminando, con los pies desechos pero con la batalla ganada. Otra.
Volver arriba
Newsletter