Publicidad
Tamaño de la granja

Tamaño de la granja

OPINIóN IR

28/05/2021 A A
Imprimir
Tamaño de la granja
Es probable que a lo largo de esta legislatura política el Gobierno de España, gobernado por fuerzas de izquierdas, apruebe en forma de real decreto una normativa sectorial que regule diferentes aspectos de las granjas de ganado vacuno lechero, sobre todo el que tiene que ver con el tamaño. Los ganaderos son temerosos de las granjas de gran tamaño porque entienden que le pueden hacer una competencia a las grajas familiares más pequeñas y consecuencia de ello hacerlas desparecer. Lo malo es que quién hoy está en el sector considera grande al vecino que tiene más, pero no se da cuenta que lo mismo opina de el quién tienen un censo por debajo, por lo que será muy difícil consensuar un tamaño idóneo para recibir el beneplácito y los apoyos públicos, y muy difícil determinar un tamaño a partir del cual se imponga la prohibición. Con políticas más liberales se dejaría al sector que se auto regule, que sea el mercado el que determine el punto de rentabilidad y por lo tanto el modelo de negocio que prevalezca, pero en el caso que nos ocupa, con consenso o sin el, entiendo que se tomarán decisiones y que serán en cierto modo políticas restrictivas. Si el legislador mira a nuestros vecinos franceses, que han tenido una política agraria que yo siempre he admirado y envidiado, corremos el riesgo de quedarnos anclados en el pasado viendo cómo con el tiempo perdemos competitividad a favor de otros territorios de dentro o de fuera de la Unión Europea. Porque siendo cierto que Europa y España tienen recursos legales para determinar el modelo de explotación que debe de prevalecer en el presente y en el futuro, no es menos cierto que jugamos en un mercado globalizado y que al final será ese mercado el que deje producir al más eficiente y expulse a quién no sea competitivo. En esto Francia que lo fue todo ha ido a peor, y España claramente ha ido a mejor, y dentro de la agricultura el sector porcino es quizás el mejor ejemplo. Si el legislador se equivoca, cuando quiera rectificar será ya demasiado tarde, y serán otros los que produzcan por nosotros.
Volver arriba
Newsletter