Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Sueños contra caballos

Sueños contra caballos

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 11/06/2019 A A
Imprimir
Sueños contra caballos
Aparcan en paralelo los sueños de un chaval con el dorsal 65 en su bicicleta sin pedales pero con casco;y la realidad del gran coche, de más de cien caballos, con pedales para todo pero sin dorsal, porque su piloto no se nutre de sueños.

Aparcan en paralelo porque los dos salen a la vez pero no se sabe quién llegará primero a la meta, por extraño que parezca y por mucho que los pronósticos apunten a un solo ganador posible.

Es la batalla de los sueños sin pedales contra la potencia con caballos, de unos pies infantiles empujando al apoyarse en el suelo y de un motor que ruge y asusta, que quema gasolina y avanza.

Apuesten al 65. No olviden que los sueños vuelan y que los niños sueñan despiertos. No olviden que los sueños no necesitan pedales.

Ya ocurrió. En aquellas carreras de fiestas patronales en las que Fonsín creía que no había nada en el mundo más rápido que la bicicleta que le trajeron «de Madrid». Desafió a todo bicho viviente, dos vueltas a la iglesia y la meta en la puerta del templo. Le quiso dar un escarmiento su padre, llegó antes, paró junto a la puerta y llegó el guaje como un obús, no frenó, dejó que la bicicleta se estrellara contra el viejo portón de madera. Se apeó feliz y dijo:

– Había que tocar la puerta. Gané.
Volver arriba
Newsletter