Publicidad
Subiendo al Collado Jermoso

Subiendo al Collado Jermoso

LNC VERANO IR

Vista del refugio y Peña Santa desde la última colladina. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Vista del refugio y Peña Santa desde la última colladina. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 24/07/2020 A A
Imprimir
Subiendo al Collado Jermoso
La ruta de la semana Visita al corazón de los Picos de Europa
Los Picos de Europa pertenecen a las comunidades asturiana, cántabra y leonesa gestionados por un parque nacional y son una zona de montañas con fuertes desniveles y ariscas montañas de caminos sobre el abismo que atraen a gran parte de los montañeros. En León se encuentran cumbres muy espectaculares y elevadas así como vegas y valles encantadores y llenos de magia y misterio.
Quienes conocen los Picos de Europa desde hace años han visto cambiar las formas de ascender a sus cumbres y el modo de gestionar los refugios o de circular con vehículos, se ha pasado de circular libremente por caminos y pistas, para después sancionar a quienes lo hicieran o tener una situación intermedia como la de ahora, que se permite llegar hasta el collado de Valcabao que sigue hasta Cantabria. Un aparcamiento actualmente en construcción va a permitir dejar bastantes vehículos en este lugar para iniciar la ascensión hacia el Cabén de Remoña, inicio real de la ruta.

La historia del refugio está en los anales del montañismo leonés y se ha pasado de un avituallamiento a hombro y con mulas a la situación actual con viajes en helicóptero para mantener el refugio en forma a lo largo de los meses de agobio, sobre todo este año.

En la actualidad el refugio tiene 30 plazas de las que sólo pueden utilizarse 10 debido a las restricciones por el coronavirus, que ya casi se han cubierto para todo el verano, tal era la necesidad tras el confinamiento y por ello los guardas alquilan tiendas de campaña para quien no tenga sitio. Dan comidas y bebidas en grandes cantidades, pues son muchas las personas que suben diariamente al refugio, y eso que no es empresa fácil. Para cualquier información visitar su página web http://www.colladojermoso.com/ y para gestionar las reservas: https://reservarefugios.com/

La ruta se puede realizar de varias maneras, la más común es la de ida y vuelta por los sedos y las colladinas, aunque también se puede volver por Asotín, lo que requiere adecuar la logística del transporte y una mejor preparación.

Comienza la ruta en el collado Valcabao, donde se puede dejar aparcado el vehículo sin problemas de sanciones, para seguir por la pista durante un cuarto de hora, una pista amplia que pueden recorrer taxis y personas con permiso especial del Parque.

Tras casi dos kilómetros de pesada pista, aunque con bellos paisajes hacia Valdeón se llega al Cabén de Remoña o Alto de Valdeón. Desde allí se debe seguir un camino que pasa por una majada y más tarde se convierte en senda y va hacia las rocas que se ven de frente, una zona que parece inaccesible, pero que esconde un sendero aéreo y algo complicado con el nombre de sedo de Remoña. Una vez al pie de la pared se debe seguir el sedo echando a veces mano a la roca y poco a poco se va superando el desnivel con más problemas para quien tenga vértigo, ya que el recorrido es algo aéreo.

No es demasiado complicado, y tras el primer paso se va caminando por un sendero sencillo que hay que seguir para alcanzar una plataforma bajo la elevada pared vertical de la Torre del Regaliz. Desde allí solamente se debe ascender un poco más para llegar al alto que da paso hacia la vega de Liordes, desde donde el camino comienza a descender aunque bordeando la vega sin bajar a ella. Tras un camino algo largo por zona rocosa, aunque sin problemas, bordeando la Vega bajo la Torre de Salinas, se va al Noroeste por un terreno de praderas donde se ven los caminos que suben desde la Vega de Liordes y que vienen de Fuente De. Tomando ese camino se encuentra un desvío a la izquierda que baja hacia Asotín, y siguiendo para arriba se va a un nuevo sedo: el de la Padierna, un camino con alguna revuelta, excavado en la roca que tiene una fuerte caída hacia la izquierda. Pasado el primer tramo del sedo se ven los carteles del desvío a la colladina de las Nieves, que es paso hacia la parte alta del teleférico de Fuente De y para la sencilla ascensión al Pico de la Padierna.

El camino continúa por el sedo, siempre con el abismo a la izquierda, pudiendo contemplar los lagos cimero y bajero y al fondo la silueta de Peña Santa, hasta que se alcanza una zona más amplia desde donde se divisan las primeras colladinas. Por una senda estrecha y zigzagueante se asciende entre rocas, con verdes praderas al lado y algún que otro nevero donde se refrescan los rebecos, para alcanzar al fin la primera colladina y después otras cuatro. En la última ya se desciende por un largo sendero hacia el refugio que se ve a lo lejos.

El refugio está construido de acuerdo con el entorno y su mayor aliciente son las cumbres que le rodean, pues las hace muy accesibles tras pasar la noche en este lugar, y el paisaje así como las puestas de sol son espectaculares. Hay quien opina que hasta la cerveza sabe mejor…

La vuelta se hace por el mismo camino: las colladinas, el sedo de la Padierna, aunque es aconsejable bajar y ver la vega de Liordes, para al subir de nuevo al alto, bajar por la canal de Remoña, menos aérea que el sedo, aunque más larga y con pedreros. Superada la canal se toma una senda que va hacia el Cabén de Remoña, desde allí se sigue hacia la pista y tras los casi dos kilómetros de rigor se llega a la Horcada de Valcabao donde finaliza la ruta.

Para quien se encuentre más preparado se puede realizar el descenso hacia Cordiñanes siguiendo los senderos que bajan hacia el Argayo Congosto, aunque es necesario tener mucho cuidado y ver los hitos que van hacia la derecha, aunque sin pasarse, ya que perderse no es difícil si no se tiene cuidado y puede resultar peligroso. La bajada es muy exigente ya que, tras las traviesas del Congosto, que evitan un paso estrecho entre dos peñas verticales sobre un pedrero por donde se bajaba antaño, hay que pasar por el Collado Solano para descender hasta la canal de Asotín y seguir por la izquierda continuando por una serie de pasos con alguna complicación para llegar al Canto de la Rienda y desde allí bajar por el aéreo camino de la Rienda hasta Cordiñanes.
Volver arriba
Newsletter