Publicidad
Stand by me

Stand by me

OPINIóN IR

03/05/2015 A A
Imprimir
Stand by me
La de arrumacos, promesas de amor eterno y reconciliaciones que habrá provocado la canción de marras. ‘Stand By Me’, clásico entre los clásicos del romanticismo sonoro, ha hecho más por la natalidad que cualquier cheque-bebé que usted pueda imaginar. Hoy, sin embargo, sus acordes están de luto. El autor e intérprete de esta joya nos ha dejado para siempre.

Ben E. King fallecía el pasado jueves en su casa de New Jersey a la edad de 76 años y por “causas naturales”, según informaron fuentes familiares. Nacido en una pequeña localidad de Carolina del Norte, llegó con sus padres al corazón de Harlem (Nueva York) siendo todavía un niño. Allí, el talento de Ben Earl Nelson fue formándose a través de la música góspel que escuchaba (y cantaba) en la iglesia cada semana. Ya en 1958, convertido el príncipe en rey, Ben E. King comenzaba a conseguir sus primeros éxitos profesionales con el grupo coral The Drifters. Las piezas orquestales ‘There Goes My Baby’ (1959) y ‘Save the Last Dance For Me’ (1960) alcanzaron el número uno en las listas norteamericanas.

Fue en 1961 cuando Ben E. King se estrenó en solitario. Y lo hizo a lo grande. El evocador y delicioso ‘Spanish Harlem’ –compuesto originalmente por los productores Jerry Leiber y Phil Spector– le puso en el escaparate de las voces solistas más destacadas del momento. Sin apenas tiempo para coger aire, el artista de perenne sonrisa lanzó, también en 1961, la pieza que le convertiría en leyenda: ‘Stand By Me’. Compuesta por él mismo y tomando como base una de las plegarias góspel que escuchaba de pequeño en las celebraciones religiosas (su título original era ‘Lord, Stand By Me’), la canción se encaramó a lo más alto de las radiofórmulas internacionales. Un himno para el amor y la amistad que después fue versionado hasta la saciedad por infinidad de artistas de muy distintos orígenes musicales como John Lennon, Adriano Celentano, U2 o Tracy Chapman, por poner sólo unos ejemplos escogidos (casi) al azar. En 1986, sirvió también como tema central para la película ‘Cuenta conmigo’, dirigida por Rob Reiner y protagonizada, entre otros, por el después malogrado River Phoenix. La promoción del film consiguió que ‘Stand By Me’ volviera a convertirse en una canción de moda, si es que alguna vez había dejado de serlo. Decimos adiós a Ben E. King y lo hacemos con la letra que cantó: «Cuando llegue la noche, se oscurezca la tierra y la luna sea la única luz que veamos, no tendré miedo, no tendré miedo mientras estés conmigo».
Volver arriba
Newsletter