Publicidad
¡Sorpresa, sorpresa!

¡Sorpresa, sorpresa!

OPINIóN IR

02/08/2020 A A
Imprimir
¡Sorpresa, sorpresa!
El turismo es una de las principales fuentes de ingresos de España, por lo que el impacto de la crisis del coronavirus en la economía del país durante la época estival no debería sorprender a nadie, aparentemente. Sin embargo, hay quienes se hallan extrañados por las pérdidas que se están sufriendo; quién nos lo iba a decir si una de las bases de nuestra economía consiste en paellas congeladas con guisantes, sangría y copazos de garrafón y ‘relaxing cups of café con leche’ en la Plaza Mayor, o en cualquier parte de España, a precios desorbitados para sablear a todos aquellos turistas extranjeros que ponían un pie en el territorio. ¡Menudo sorpresón!

Es innegable que España cuenta con unos magníficos recursos turísticos de norte a sur y de este a oeste, pero no se están aprovechando como se debería porque no se tiene en cuenta a quienes vivimos aquí, sino que solo se busca satisfacer las necesidades de sol, playa y fiesta de nuestros vecinos europeos. Por ello, cuando se da una situación tan agria como la que estamos viviendo con esta pandemia, que obliga a reducir este tipo de turismo, cae la economía por su propio peso; es pura lógica.

Quizá este sea el momento de empezar a apostar por un turismo de calidad y por el desarrollo de otros sectores productivos. Hay quien dice que invertir en educación es invertir en futuro y, a pesar de que estoy totalmente de acuerdo con esa premisa, considero vital que todas esas personas en las que se invierta a través de la educación tengan un futuro aquí en España y no se vean obligados a fugarse a otros países en busca de mejores oportunidades laborales para así tener un nivel de vida decente.

Sé que no es sencillo cambiar toda una estructura económica, pero creo que con voluntad política y compromiso con la sociedad se pueden comenzar a realizar pequeñas modificaciones, como puede ser a través de cambios en las cantidades destinadas a cada partida de los Presupuestos Generales del Estado, para que la economía no caiga por su propio peso en un abrir y cerrar de ojos, para asegurar el futuro del país y para que así nadie se lleve absurdas sorpresas.
Volver arriba
Newsletter