Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Soluciones para el Bierzo

Soluciones para el Bierzo

OPINIóN IR

13/02/2020 A A
Imprimir
Soluciones para el Bierzo
El debate sobre el declive de León es también el del declive de la parte occidental de la provincia. No suele profundizarse en él por razones que causan controversia. Sin embargo merece la pena reflexionar sobre el futuro del Bierzo y del occidente provincial.

El galleguismo pretende la anexión del Bierzo a Galicia, pero que no explica por qué. La Galicia interior –Orense y Lugo– presenta las provincias con peor evolución desde la transición española. Populares, socialistas o galleguistas han demostrado que carecen de una propuesta eficaz para el interior de Galicia. Las estadísticas de renta, población y empleo son desastrosas.

Además, en Galicia han marginado la organización concejil y la base cultural y comunal que la acompaña; así castigaron a Valdeorras. ¿Qué motivos racionales puede haber para unirse a las provincias más depresivas de España? ¿No evolucionaría el Bierzo aún peor que Orense (la última de las últimas) lejos de los centros de poder gallegos y más pequeño e irrelevante electoralmente? Una cosa es decir que Galicia y Asturias nos gustan mucho –porque es verdad–, o que vemos la tele gallega, y otra afirmar que somos gallegos o asturianos, que es mentira.

La comarca del Bierzo tiene una marcada diferencia sobre otras comarcas leonesas: una ciudad del tamaño de Zamora. Esa es la clave que nos permite pensar en centrar servicios públicos desde Ponferrada para el occidente leonés, que es mucho más que el Bierzo. Ponferrada tiene un padrón de 64.000 habitantes a 1 de enero de 2019. El Bierzo –incluyendo Ancares y Fornela, que tradicionalmente no lo eran– reúne 119.000 habitantes. Solo hay una provincia española con menos: Soria. Si incluimos Ribas del Sil, Laciana y La Cabrera, podríamos hablar del distrito leonés de Ponferrada, con 132.000 habitantes y unos apreciables 4.000 kms cuadrados. Es una dimensión interesante para proyectar muchas cosas.

El desarrollo del occidente leonés pasa por la sustancial mejora de los servicios públicos sobre la base de un distrito de Ponferrada. Pensar en la potenciación de esa ciudad como nudo de comunicaciones abriendo una vía rápida hacia Asturias y otra por túnel con La Cabrera, Sanabria y, a la postre, Braganza es un objetivo estratégico leonés. El combate contra la despoblación deberá basarse en el empoderamiento financiero y competencial de las juntas vecinales que queden, como en todo el territorio leonés. Y, por último, hay que engrandecer el orgullo colectivo de ser lo que somos para evitar la enajenación de querer ser de otro sitio sin serlo, solo porque ‘mola’. Adueñarnos de nuestro futuro supone reivindicar lo que hoy somos.
Volver arriba
Newsletter