Publicidad
Solle-Acebedo por el Corral de los Diablos

Solle-Acebedo por el Corral de los Diablos

LNC CULTURAS IR

Ampliar imagen
Vicente García | 28/04/2017 A A
Imprimir
Solle-Acebedo por el Corral de los Diablos
La ruta de la semana La ruta que se propone esta semana está situada entre la cuenca del Porma y la del Esla, con unas vistas extraordinarias al macizo de Mampodre
Entre la cuenca alta del Porma y la del Esla son dos las carreteras existentes con sus respectivos pasos de montaña: por el sur está la carretera que va desde Boñar a Sabero, y por el Norte la de Puebla de Lillo a Acebedo por el Puerto de las Señales y Tarna. Existe una pista que comunica Corniero con Primajas y Reyero, pero hay numerosos valles que no se comunican por carretera aunque pueden tener caminos perfectamente acondicionados que unen una cuenca con otra.

De todos modos, la ruta que se plantea se puede hacer desde varios puntos, bien desde Solle o Redipollos y finalizar tanto en Lois como en Acebedo.

La propuesta que se hace es desde Solle a Acebedo, una ruta lineal que necesita una infraestructura adecuada para poderse realizar, tanto de regreso en vehículo como si se desea comer, en cuyo caso puede plantearse hacerlo en el restaurante La Era, de Lario. Para los habitantes de Lois, el Pico Corral de los Diablos se denomina Pico del Águila.

Desarrollo de la ruta


Parte la ruta de la localidad de Solle, que tiene dos iglesias. Desde la parte de atrás de la más elevada parte un camino paralelo al río del Valle que asciende suavemente entre abedules, mostajos y chopos de vega. Poco más de 1 km. desde el inicio hay un desvío a la izquierda que asciende por una valleja entre jóvenes robles y brezos, y que poco después tiene un desvío  a la izquierda hacia la caseta de Murias.

No se debe seguir ese desvío, sino continuar en la parte alta del arroyo del Valle por la pista que asciende entre robles y pinos con una pendiente algo menos pronunciada que la anterior, y vistas excelentes al valle del Porma.

La pista continúa hasta llegar al alto de Vioba, a casi 1800 metros, tras casi 7 kilómetros de ascensión. En este punto se deja el camino y se comienza a ascender directamente hacia el Pico Corral de los Diablos, en dirección Norte. La ascensión es fuerte entre matorral roturado para realizar plantaciones de pinos y otras especies de árboles, lo que beneficia la progresión al estar despejado, pero la complica porque los hoyos son irregulares y arenosos y no están muy ajustados a la subida.

Al final se llega a una serie de montículos de piedra, debiendo buscar el que tiene una barra de hierro en la cumbre, que es el más alto aunque no muy bien señalizado.

Desde la cumbre la vista de las paredes del sur de los Picos de Mampodre es excelente, así como los montes de Riaño, en especial el Yordas y las Peñas Pintas, así como los Picos de Europa y las montañas palentinas con el Espigüete al fondo.

El descenso se debe realizar superando los siguientes promontorios hacia el oeste, llenos de piedras no muy agradables de caminar, para bajar una fuerte pendiente hacia el Norte a la collada de Murias, desde donde se desciende hacia la vega, pasando en primer lugar por la Arenera, donde existe una estación metereológica, y después por la laguna de los Toros, desde donde se toma un camino que desciende hacia unas praderas donde se encuentra la Majada de los Hoyos, bajo los Picos de Mampodre.

La ruta sigue descendiendo por un estrecho camino en una vaguada hasta llegar a unos prados con majada, el Prao Escobio donde se continúa internándose en un bosque de hayas, el monte Cea, ya con un ancho camino que desciende hasta llegar a una serie de praderas, la Cruz del Rayo, donde se puede atajar tomando un sendero que va directamente hacia la localidad de Acebedo, llegando poco después al Prao Villamayor donde se enlaza con la pista que viene desde de arriba, cruzando después el arroyo Erendia y finalizando en la localidad de Acebedo.

El inicio de la ruta se plantea en la localidad de Cegoñal.
Volver arriba
Newsletter