Publicidad
Solidaridad vecinal ante el terrorismo medioambiental

Solidaridad vecinal ante el terrorismo medioambiental

EL BIERZO IR

Julio López, fundador de la joyería Julio, un emblemático establecimiento de Fabero. Ampliar imagen Julio López, fundador de la joyería Julio, un emblemático establecimiento de Fabero.
Diana Martínez | 20/09/2016 A A
Imprimir
Solidaridad vecinal ante el terrorismo medioambiental
Sociedad Una joyería de Fabero impulsa una rifa para ayudar a los afectados del incendio
Es en circunstancias difíciles cuando sale a relucir la mejor cara de las personas. La solidaridad se pone en el otro lado de la balanza para equilibrar el desastre que asoló el entorno Fabero la pasada semana a causa del incendio forestal que destruyó más de 2.600 hectáreas de monte de poblaciones como San Pedro de Paradela, Bárcena de la Abadía, Argayo, Anllarinos o Fresnedelo.

Las llamas, que han dejado como balance un monstruoso triángulo carbonizado entre los montes de estos pueblos, arrasaron también algunas construcciones y acabó con parte de los enseres de algunas familias de la localidad de San Pedro.

Ante la lentitud de la respuesta de la administración ante este tipo de desastrosas consecuencias, la voluntad ciudadana se pone a la cabeza en el apoyo y en ayuda directa a los afectados. La Joyería-Relojería Julio, de Fabero ha puesto en marcha una iniciativa con la que quiere prestar ayuda a los más perjudicados por el incendio.

Han decidido donar un reloj de alta gama y sortearlo a través de rifas para recaudar fondos con los que paliar, en la medida de lo posible, las consecuencias del desastre ambiental causado por el fuego, el más agresivo del verano en toda la provincia de León.

El gerente del establecimiento, Manuel López, hijo de Julio López, fundador del la tienda, explica que «me causó tanta impresión lo que vi después del incendio, sobre todo las familias más afectadas, que pensé que podía hacer algo para intentar ayudar. Tengo una relojería y donando una pieza pensé era lo que estaba en mi mano , que podría ser una buena idea para recaudar fondos».

Han hecho 5.000 rifas y las acaban de poner a la venta al precio de dos euros. Quien tenga la papeleta cuyo número coincida con los cuatro últimos números del premio gordo de la Lotería de Navidad del próximo 22 de diciembre se llevará de premio un reloj Sandoz valorado en más de 1.500 euros. Los talonarios estarán a la venta en la propia Joyería-Relojería Julio, ubicada en la calle Real de Fabero y se podrán encontrar también en algunos bares del municipio.

Si se venden todas las rifas a disposición, se recaudarán un total de 10.000 euros. Según apunta el promotor de la idea «nuestra intención es poder ayudar a las familias más afectadas con parte del dinero y con otra parte poder comprar árboles, castaños, para que las juntas vecinales afectadas puedan reforestar sus montes, no es mucho dinero, pero al menos en algo podemos ayudar».

El panorama desolador que contemplan desde sus propias casas y desde las calles los vecinos de Fabero, kilómetros y kilómetros de monte de alto valor ambiental arrasado que se aprecian también desde pueblos del valle del Sil, desde Fornela y desde Ancares, toca la fibra muy a fondo. Es por ello que Manuel López espera que el municipio reacciones bien a esta iniciativa y se anime a colaborar a los largo de las próximas semanas. El precio de las rifas es prácticamente simbólico y, sin embargo, la ayuda que se puede prestar es importante.

Reunión de los ayuntamientos con la Junta


Representantes de los municipios afectados por el catastrófico fuego (Páramo, Fabero y Peranzanes) están convocados el próximo miércoles a una reunión en la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en León para hablar de las consecuencias del fuego «y espero de que también posibles soluciones» apunta el alcalde de Peranzanes, Vicente Díaz, en referencia a la estampa que ofrece tras las llamas el territorio.

En su término municipal, el fuego afectó a montes de la pedanía de Fresnedelo y esta área, como todos los montes de Peranzanes, está incluida en la zona de la Reserva de la Biosfera de Ancares Leoneses.
Desde Peranzanes esperan que esto sirva para poder recibir algunas ayudas para. No obstante, están elaborando un inventario de los daños sufridos y un documento con una serie de propuestas contra el problema de los incendios para poder aplicar en el futuro.

«Esto es un cementerio»


«Lo quemado quemado está», se resigna el alcalde, «pero ahora hay que hacer algo». Por eso plantearán a la Junta medidas que incluyan «repoblación de los montes, porque esto es un auténtico cementerio, pero también mejora de los caminos y de los cortafuegos y crear entorno a los pueblos un camino que los circunvale y que pueda evitar que en caso de incendios próximos los pueblos corran peligro».

Vicente Díaz tiene claro que los daños del incendio no se quedan solo en el monte. «No quiero ni imaginar lo que va a ser la carretera de Fornela este otoño y este invierno».

Y es que, además de arrasar con toda la vegetación de las laderas que agarraba el terreno, las altas temperaturas que alcanzó el monte a ambos lados del vial han hecho estallar y agrietar peñascos «que pueden causar mucho peligro cuando llueva, hiele o nieve».

Dice que la Diputación de León ya está pendiente de hacer escolleras o tomar las medidas de contención necesarias, pero el alcalde de Peranzanes prevé que será un invierno «muy complicado».
Volver arriba
Newsletter