Publicidad
Sin varillas pa los cuetes

Sin varillas pa los cuetes

OPINIóN IR

24/07/2022 A A
Imprimir
Sin varillas pa los cuetes
A ver cómo os lo cuento sin quedar mal yo, sin que os asustéis vosotros y sin disculpas que no ibais a creer. Si no llego al final de este basamento –que ya me explicó uno de esos que sabe de todo que no puede ser columna lo que no lo es por muy de opinión que sea, así que basamento es lo trénico– que si dejo un cacho en blanco, decía, no es que me haya dado la calorina, que bien podía ser;ni que os deje un trozo en blanco para que opinéis vosotros –que os tengo más miedo que a la truena–; si dejo un cacho en blanco, os decía, «pues pasa lo que ocurre», que explicaba aquel cura que predicaba muy mal y es que no llegué al final.

Igual se me acabó la gasolina, que me dormí, que pasa la diana floreada o estoy tumbado a la sombra de un espino junto al riachuelo que parece pecado pasar de largo; si la madre naturaleza lo puso ahí será por algo, por más que los de Confederación se empeñen en explicarte que hay que pedir permiso si vas a estar más de 12 minutos.

«Pasa lo que ocurre». Y lo que pasa es que son las fiestas del pueblo, las de Santiago el que trabajaba de Apóstol en la empresa de Casa Cristo, y ocurre que uno las tiene que celebrar si no quiere que la pedanía le retire la condición de vecindad para dársela a algún veraneante que se ponga debajo de la orquesta a dar saltos con dos dedos p’arriba, que no sé lo que significa pero es de lo más moderno que se puede hacer ahora, a lo que yo tengo visto, y Confederación de momento no lo tiene castigado, aunque al lado de la plaza de la fiesta pase el río, que siempre les da una posibilidad de lo suyo, es decir, tocar los cojones, en expresión de mi vecín Mesiapraos.

Ahora el problema es cómo le explico a la crianza que lo más típico de la tradición santiaguera es ir a coger las varillas de los ‘cuetes’, pero resulta que los ha prohibido don Quiñones, que igual tiene razón pero o Santiago no manda nada en Casa Cristo o Quiñones está tonto, que nadie lo descarta. El caso es que me estoy metiendo en la disgresión y ahora que ya tenía cosas que contaros va y se me acaba el basamento. ¿Tú lo puedes creer?
Volver arriba

Newsletter