Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Silvia Clemente, una todoterreno de la política de Castilla y León

Silvia Clemente, una todoterreno de la política de Castilla y León

CYL IR

La presidenta de las Cortes y de la Fundación Villalar, Silvia Clemente. | ICAL Ampliar imagen La presidenta de las Cortes y de la Fundación Villalar, Silvia Clemente. | ICAL
V.A. / ICAL | 21/02/2019 A A
Imprimir
Silvia Clemente, una todoterreno de la política de Castilla y León
Política Ha sido consejera de Medio Ambiente, Cultura y Turismo y Agricultura y Ganadería del Gobierno de Herrera antes de acceder a la Presidencia de las Cortes
Silvia Clemente Municio (Pedraza, Segovia, 1967) renunció este jueves por sorpresa a la Presidencia de las Cortes de Castilla y León, cargo para el que fue elegida en junio de 2015. Pero también deja el Partido Popular con criticas a la formación política y a su presidente, Alfonso Fernández Mañueco. Clemente ha sido consejera de Medio Ambiente, de Cultura y Turismo y de Agricultura y Ganadería de los Gobiernos de Juan Vicente Herrera, hasta que éste la propuso como presidenta de la Cámara. Es una todoterreno de la política autonómica de la comunidad.

“Créanme que esta decisión que hoy tomo ha sido muy meditada y pensada, que la tomo después de haber agotado todas las posibles vías de solución”, explicó Clemente, emocionada, durante una comparecencia sin preguntas ante la prensa. Por medio, dejó desaveniencias con su grupo y con el proyecto de su partido, que personalizó en Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia.

Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y funcionaria de carrera del Cuerpo Superior de la Administración de la comunidad de Castilla y León, su trayectoria se inicia en 1995 en el Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería de Segovia como funcionaria del Cuerpo Superior de la Administración, y en 1996 es nombrada Gerente Territorial de Servicios Sociales de Segovia.

El 5 de agosto de 1999 da el salto a la política autonómica al ser nombrada directora general de Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente y el 19 de mayo de 2001 el presidente de la Junta de Castilla y León le encomienda la máxima responsabilidad como consejera de Medio Ambiente. Herrera vence en las autonómicas de 2003 y elige a Clemente para hacerse cargo de la Consejería de Cultura y Turismo. En 2007, cambia de área y se encarga de Agricultura y Ganadería. La aprobación de la ley Agraria y la definición y desarrollo de la marca de los alimentos de calidad de Castilla y León ‘Tierra de Sabor’ están en su haber.

Además, ha encabezado la lista del Partido Popular por Segovia en las elecciones autonómicas de 2003, 2011 y 2015 y es procuradora de las Cortes de Castilla y León desde el año 2003. Precisamente, en 2015 dio el salto a la Presidencia de las Cortes, como segunda autoridad de la Comunidad, aunque no ocultó su gusto más por la labor ejecutiva. Desde ese cargo, ha tratado de dar mayor visibilidad y protagonismo a la institución, en la legislatura más fragmentada, sin mayoría absoluta del PP, por primera vez desde 1991, y con seis grupos parlamentarios.

Su forma de trabajar, tomando las decisiones con arreglo al Reglamento y apoyada en los servicios jurídicos de la Cámara, en una etapa que exige diálogo, es lo que alegó este jueves como una de las razones de la renuncia al cargo. “Esta forma de trabajar no ha sido aceptada por la formación política a la que he pertenecido y es dónde más rechazo me he encontrado”, afirmó en la carta que leyó a los castellanos y leoneses a los que pidió disculpas por no cumplir su mandato.

Desanimada en los últimos meses con el proyecto del Partido Popular y con su líder, contra el que arremetió en su comparecencia, Clemente deja la política, en una decisión que comunicó a primera hora de esta mañana a sus colaboradores, después de haber hablado antes con el letrado mayor de la Cámara. Sus desaveniencias con miembros del Grupo Popular son públicas y se han visto reflejadas en los plenos. Pero también con consejeros, con quien no ha tenido también discusiones en el plenario.

Calificada como una persona de fuerte carácter y con ambición, no le ha temblado la mano para retirar la palabra, cuando se ha cumplido el tiempo, al mismo presidente de la Junta y consejeros. Públicamente, se ha dicho incluso que ha sido más flexible con las minorías. Uno de los detonantes de la distancia con la dirección de su grupo fue la proposición de ley de Diversidad Sexual y de Género. Clemente adquirió el compromiso personal con la plataforma LGTBI de tramitar esta ley y agilizarla. Fue en contra de la opinión de su grupo y voto a favor de la toma en consideración, si bien en ese momento se justificó como un despiste a la hora de apretar el botón de la votación.

La relación no sólo se ha deteriorado en el Grupo Popular, sino también en la dirección del partido que encabeza en el PPCyL Alfonso Fernández Mañueco. Clemente apoyó en las primarias de marzo de 2017 al dirigente salmantino como presidente en sustitución de Juan Vicente Herrera. Entró en la ejecutiva como coordinadora del ‘programa electoral Castilla y León 2019’, una número tres de facto. “He podido comprobar que este proyecto carece de ambición. Yo no creo en este proyecto”, confesó hoy en su despedida.

Hasta ahora, Clemente ha sido una resistente en la política. Cuando el partido decidió que algunos consejeros fueran candidatos a las alcaldías, Rosa Valdeón fue a Zamora, después Alfonso Fernández Mañueco a Salamanca, ella se negó a ser la candidata en Segovia. Herrera la “castiga” como número dos en la lista a las autonómicas por esa provincia. En el partido se pensó que no sería consejera, pero el presidente de la Junta la mantuvo. Para algunos en el PP no estuvo bien visto que fuera “premiada”.

En las primarias a la presidencia del PP, tras la dimisión de Mariano Rajoy, apoyó a Dolores de Cospedad. Lo dijo públicamente, en una decisión calificada de valiente. Fue la persona con el cargo más relevante del partido que comunicó a quién daba su aval. Al no pasar la criba la expresidenta castellanomanchega y exministra, se decantó por Pablo Casado. ¿Habrá renunciado por no tener segura su presencia en las próximas candidaturas? “No se ha hablado de listas, es un debate que no se ha abierto”, dicen en el PP.
Volver arriba
Newsletter