Publicidad
"Siempre tuve en el corazón a la Cultural porque me siento leonés y cazurro"

"Siempre tuve en el corazón a la Cultural porque me siento leonés y cazurro"

DEPORTES IR

Ángel Rodríguez dirige al Langreo en el partido frente a la Cultural. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Ángel Rodríguez dirige al Langreo en el partido frente a la Cultural. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 03/03/2021 A A
Imprimir
"Siempre tuve en el corazón a la Cultural porque me siento leonés y cazurro"
Fútbol / Segunda División B Ángel Rodríguez, técnico de un Langreo convertido en la gran revelación, sólo había jugado en León una vez en sus 16 años como futbolista y otra en sus 10 de asistente
No abundan precisamente los jugadores leoneses que en las últimas décadas han jugado en Primera División. Lo hizo entre 1999 y 2001 Ángel Rodríguez, en Sevilla y Osasuna, sus dos mejores años de una dilatada carrera de 16 temporadas que salvo en las cuatro primeras y las tres últimas se desarrolló durante el resto de tiempo en Segunda División, categoría en la que pasó por Las Palmas, Numancia, Poli Ejido y Recreativo de Huelva.

Una brillante trayectoria que, sólo un año después de finalizar, dio paso a otra en los banquillos, siempre como asistente en grandes equipos como Villarreal, Celta, Zaragoza, Las Palmas, Valladolid o Sporting, hasta que este año dio otro paso y se estrenó como primer entrenador en el Langreo, al que ha convertido en la revelación del Grupo y a falta de tres jornadas llegará el sábado al Reino de León cuarto y a dos puntos de asegurar la Segunda B Pro y pelear por disputar el ‘playoff’ de ascenso.

Sin embargo, pese a lo amplio de su carrera, sólo había jugado en León una vez como futbolista y otra como asistente. «Al final estuve casi toda la vida en Segunda, así que no encontrándonos en Copa no había forma», recuerda Ángel, que vino «en la temporada 1995/96, con Las Palmas, a un ‘playoff’ de ascenso en el que habíamos ganado 2-0 en casa y vencimos también 0-3 en León, pero era en el Antonio Amilivia y recuerdo que contra la Cultu de Carolo», y luego de asistente «además de a un amistoso con el Valladolid, con el Sporting en liga el año de Segunda que también volví con victoria, 0-2».

«Nací justo detrás de la Catedral y toda la familia de mi padre es de los Ancares. Siempre que puedo voy» Será el del sábado por tanto un día tremendamente especial, porque aunque no vivió de continuo mucho tiempo en León, sí que nació aquí, siendo leonesa toda la familia de su padre y viniendo de forma habitual. «Mi padre es de la zona de Vega de Espinareda, de los Ancares, y yo nací en León, justo detrás de la Catedral, en el hospital de La Regla. Mis padres vivían en Barcelona, pero por circunstancias nací allí, aunque nos volvimos al poco tiempo», recuerda Ángel, que reconoce que «siempre que tengo oportunidad voy a ver a mi familia, aunque ahora por precaución y por la pandemia llevo casi un año sin ir, pero por ejemplo a León sí que hace cuatro meses me acerqué para pasear por allí y comer en el Húmedo».

Jugar aquí es por tanto diferente y también medirse a la Cultural, puesto que «para mí siempre ha sido un equipo que he tenido en el corazón porque me siento leonés y cazurro, así que le tienes aprecio pese a no tener nunca la suerte de entrenar o jugar en León. Nunca sabes dónde vas a estar en el futuro, pero esté allí o no algún día siempre la tendré un afecto especial».

«Será un partido diferente a los de la Cultural en casa. No somos de atrincherarnos atrás, queremos dominar» Eso sí, el sábado será su mayor enemigo, buscando darle un disgusto aunque, avisa, de forma diferente a como llegaron la mayoría de sus cuatro últimos pinchazos en casa. «Los equipos han ido a jugar a León con la lección aprendida y no les han jugado de tú a tú, han estado ordenados y juntos, la Cultural debió sacar más puntos pero el fútbol es así. Esta vez no se va a dar un partido igual, porque nosotros no somos un equipo acostumbrado a atrincherarnos atrás, intentamos tener la pelota, ser aguerridos y dominadores, al final así hemos sumado en todos los campos importantes a los que fuimos».

«La mejor manera de tener atado a Dioni es tener el balón y jugar hacia adelante», resalta por tanto sobre la posible especial vigilancia hacia el punta el técnico de un Langreo que destaca la importancia de «estar dónde estamos, pese a tener la suerte o mala suerte de tener que traspasar a dos jugadores en el mercado invernal, pero sin escudarnos en ello y sabiendo que está todo muy apretado y puede pasar aún de todo».
Volver arriba
Newsletter