Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Siempre está tu hijo mirando

Siempre está tu hijo mirando

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 24/10/2019 A A
Imprimir
Siempre está tu hijo mirando
En estos tiempos en los que te vigilan y graban en todas partes: en el cajero automático; al pasar por delante de bares, colegios, bancos y tiendas de guardar; en los organismos oficiales y hasta en la trasera de los coches...

En estos días en los que te fotografían y graban con cualquier cámara de móvil, ‘tablet’ o artilugios similares; ya nadie se percata de que también pueden estar mirando y grabando en su cerebro ojos humanos, la única cámara que además de grabar piensa.

A la abuela, que era conciliadora y sabia, acudían vecinos para pedir consejo sobre lo que habían dicho o hecho y siempre les regalaba la misma reflexión para que en el futuro antes de hacer algo contaran hasta cien: «¿Qué pensaría tu hijo si te estuviera viendo? Seguro que te daba vergüenza».

No deberíamos echar en saco roto el consejo. Los ojos de los niños siempre están mirando, vete a saber desde dónde, desde el interior de un gigante, de un muñeco, de un cabezudo, de una mascota o de un seto del parque en el que se han mimetizado hasta parecer una rama más, pero son mucho más.

Piénsalo. Siempre está tu hijo mirando, o pudiera estarlo. Son unos ojos que no graban como las cámaras de los bancos, son ojos a los que herimos con imágenes y actitudes que nada han hecho para sufrirlas.
Volver arriba
Newsletter