Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"Si mi situación allí fuera buena no me hubiese alejado de mi familia"

"Si mi situación allí fuera buena no me hubiese alejado de mi familia"

ACTUALIDAD IR

Hamza Rahali, marroquí de 25 años, llegó a España hace tres. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Hamza Rahali, marroquí de 25 años, llegó a España hace tres. | MAURICIO PEÑA
C. Centeno | 09/10/2019 A A
Imprimir
"Si mi situación allí fuera buena no me hubiese alejado de mi familia"
Sociedad Hanza Rahali, marroquí de 25 años, llegó a España en los bajos de un autobús. Ahora busca en León alcanzar su sueño de trabajar como peluquero
Hace tres años que Hanza Rahali llegó a España. Lo consiguió después de otros cinco de intentos frustrados, escondido en los bajos de un autobús. Después de recorrer varias ciudades del país durante un primer año «un poco difícil», llegó a León, donde reside «en un piso para gente sin techo» de Cáritas, agradece. Él fue uno de los que este martes quiso sacar a la luz su historia para sensibilizar sobre la realidad de las migraciones. Porque cruzar la frontera fue cuestión de necesidad. Este joven marroquí de 25 años asegura que el objetivo no es otro que «mejorar la vida» porque «si mi situación allí fuera buena no me hubiese alejado de mi familia».

Tras un primer año «difícil» en el que «muchas veces no tenía donde dormir, ni comida» descubrió a través de «mis paisanos» la organización. «Desde ese día fui a Cáritas y me ayudaron los primeros meses a pagar el alquiler y después me llaman y me dicen que tenemos una casa», asegura, desde entonces les considera «la familia que no tengo aquí». Ahora, ha conseguido formarse gracias a los programas de integración, ya concluyó un curso de peón de almacén y se encuentra ahora haciendo otro de peluquería, lo que espera que le lleve a conseguir un contrato «que me permita arreglar mi situación y empezar a trabajar». No descarta ninguna profesión aunque admite que su sueño es dedicarse a la peluquería, «si puedo trabajar de ello o abrir un local pequeño», desea.
Volver arriba
Newsletter