Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Shakespeare tuvo un hijo asturiano

Shakespeare tuvo un hijo asturiano

OPINIóN IR

12/08/2017 A A
Imprimir
Shakespeare tuvo un hijo asturiano
Desde pequeña me ha fascinado el arte de contar historias. Por eso estudié Periodismo. Cuando no levantaba ni un palmo del suelo ya sentaba a mi abuelo junto a varias muñecas en un solar del Páramo para explicarle esto y lo otro. Desde entonces, él siempre ha dicho lo mismo: «esta cría va para maestra». Incluso en los años en los que recopilaba cuidadosamente los artículos que yo publicaba en este periódico repetía la misma canción. Y tenía algo de razón... Este otoño comencé la tarea de enseñar Lengua y Literatura a un grupo de adolescentes en Colombres. En mi defensa alegaré lo que escuché decir a Cebrián en unas conferencias tituladas ‘Contadores de historias’: «el Periodismo es un género literario desde que se inventó». Periodistas y escritores son contadores de historias, veraces o ficticias, pero historias. Aprovecho este espacio para contarles una tan real como fantástica.

Hoy se estrena en el Festival Ribadedeva en Corto el documental ‘Shakespeare. Los años perdidos’. La cinta da cuenta del paso del dramaturgo por Colombres a finales del siglo XVI, antes de cosechar sus primeros éxitos literarios en Inglaterra. Durante su estancia en Asturias, Shakespeare conoció a Rosa Borbolla y se enamoró profundamente de ella hasta darle un hijo. Un grupo de profesores del colegio del municipio hemos estado investigando este curso sobre este amor secreto con el respaldo de los ascendientes de Rosa, expertos de la Biblioteca Británica, escritores y un equipo de documentalistas que hoy sacará a la luz todas las averiguaciones. Entre ellas, un manuscrito inédito del autor.

La grabación, mérito de la profesora y directora Konchi Rodríguez, ha ocupado buena parte del curso y en este tiempo los alumnos se han interesado por Shakespeare y recitado poesía. Vecinos de distintas generaciones se han reunido en la plaza del pueblo para contar historias sobre el pasado y elucubrar sobre el futuro. Los profesores… Nos hemos hecho amigos. Ahora me pregunto: ¿qué importa si Shakespeare atracó o no en el puerto de La Franca? Si a ustedes también les gustan las buenas historias, tienen cita esta noche en el festival de Colombres. ¡Chss! Empieza la peli.
Volver arriba
Newsletter