Publicidad
Sexto hombre

Sexto hombre

OPINIóN IR

Ampliar imagen
25/03/2022 A A
Imprimir
Sexto hombre
Opinión Por Alejandro Cardenal
Creo que en pocos sitios se valora el fondo de armario y el banquillo como en la NBA. Aunque los Lebron, Curry, Antetokounmpo y compañía se lleven los flashes y los contratos máximos, franquicias y técnicos, conscientes de que para llegar a lo más alto puedes necesitar casi 90 partidos, son reacios a fiarlo todo a una única estrella o a un quinteto sin relevos.

Prueba de ello es que la Liga premie al mejor sexto hombre del año, cuyo último ganador, Jordan Clarkson (Utah Jazz), tiene un salario de más de 12 millones de dólares. Por ponerlo en contexto, en el actual campeón, Milwaukee Bucks, sería el cuarto jugador mejor pagado de la plantilla y en el equipo con mejor récord de esta temporada, Phoenix Suns, sería el tercero.

En el fútbol, salvo excepciones que se pueden contar con los dedos de una mano, aún se está muy lejos de darle al banquillo la importancia que está adquiriendo en los últimos años, con un calendario cada vez más cargado y menos descansos. Ni siquiera el cambio de la norma y la ampliación del número de cambios han servido para cambiar el ‘chip’, pero ahora más que nunca se cumple aquello de que los jugadores pueden ganar partidos, pero son los equipos los que ganan campeonatos.

Y un equipo es algo más que un once titular. ¿Quién no recuerda la exhibición de Llorente contra Portugal en el Mundial de Sudáfrica o la que lió Solskjaer en aquella mítica final de Champions League contra el Bayern de Münich?

En la Deportiva llevamos semanas echando de menos un golpe sobre la mesa de los teóricos suplentes, porque para mantener el ritmo de los de arriba y no desfondarse a última hora, hace falta algo más.

De momento, solo Espiau y Paul Anton parecen haber dado un paso adelante hasta el punto de haberse ganado un hueco en el once, pero no pueden ser los únicos si se quiere defender un puesto en el ‘playoff’.

Es el turno del banquillo, la hora del sexto hombre, y la visita al Mirandés en Anduva parece una buena oportunidad para empezar a brillar.
Volver arriba

Newsletter