Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Será por imaginación

A LA CONTRAIR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández y Mauricio Peña | 15/12/2014 A A
Imprimir
Será por imaginación
El rastro, cada rastro o rastrillo en cualquier pueblo, es un derroche de imaginación. O de supervivencia. O de arte en el trato.
Escucha al vendedor. Si no le crees deberías comprar por el arte que le pone: «¿Frescas las lechugas? ¿No ve que hoy vine un poco más tarde? Las estuve arrancando antes de venir».
- ¿Y esos calzoncillos?
- Son los que usa el príncipe Alberto de Mónaco pero, como no era cosa de inutilizarle el culo, pues le hicimos una reproducción en madera.
No será verdad pero bien lo merecía.
¡Y cómo aprovechan el espacio! Si no fuera porque los ministros no pisan estas baldosas uno bien creería que aquella ministra de Vivienda, la ‘olvidable’ María Antonia Trujillo, cogió la idea de los pisos de 25 metros cuadrados mientras compraba en el rastro.
¿Qué compraba? Hasta ahí no llego, seguramente algo de lo que explicaba la histórica canción sobre los vendedores del rastro madrileño: «Se revenden conciencias / y compramos la piel; / le cambiamos la cara, / le compramos a usted. / Y si quiere dinero / se lo damos también, / usted lo da primero / y nosotros después».
No está claro que la ministra entendiera nada, no está claro que ningún ministro entienda nada de lo que se dice en el rastro, pero Emilio Botín, que ya tendrá a Dios a su derecha, lo cogió a la primera.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle