Publicidad
Sentir entre montañas

Sentir entre montañas

CULTURAS IR

Fasgar cuenta con un albergue para peregrinos. | SIENTE OMAÑA Ampliar imagen Fasgar cuenta con un albergue para peregrinos. | SIENTE OMAÑA
Estefanía Niño | 09/01/2021 A A
Imprimir
Sentir entre montañas
Sociedad El trazado del Camino Olvidado a través del municipio de Murias de Paredes nos ofrece espectaculares paisajes y un patrimonio arquitectónico con gran historia para zambullirnos en él y rodearnos de silencio y naturaleza
El Camino Olvidado se acerca al Bierzo a través de la montaña de Murias de Paredes. El trazado nos ofrece espectaculares paisajes y un patrimonio arquitectónico con gran historia para zambullirnos en él. A su paso por el municipio, el peregrino encontrará en Barrio de la Puente su magnífico puente medieval, que algunos atribuyen a factura romana, al igual que en Vegapujín, donde se conservan evidencias de una calzada. Casas de piedra y pizarra marcan la localidad de Fasgar, además de sus puentes y su recóndita ermita de Santiago, en el idílico paisaje del Campo de Santiago con ecos de una batalla ganada a los musulmanes durante la Reconquista. Altas vistas acompañan al caminante en su empresa, amparada por la mirada de la sierra de Gistredo, con las cumbres del Catoute y el Tambarón.  

La alcaldesa de Murias de Paredes y presidenta de la Asociación Leonesa del Camino Olvidado, Mari Carmen Mallo, entiende que este Camino es «un recurso importante que ha conseguido que más de una veintena de ayuntamientos nos pongamos de acuerdo en desarrollar este proyecto, que tiene como único objetivo poner el valor nuestra tierra y nuestros recursos», al tiempo que señala que la idea es seguir apostando por él y seguir dotándolo de nuevas infraestructuras. «Muchas personas, ayuntamientos y colectivos hemos conseguido desarrollar este proyecto sin fisuras, con ilusión de futuro y sin caer en el pesimismo».

En el caso concreto del paso de este Camino a través de su municipio, Mallo destaca lugares de ‘obligada’ visita para el peregrino como La Casona de Murias que es punto de encuentro para todos los lo que visitan la zona, la ermita de Campo por su trascendencia histórica, la ermita de Barrio a través del trazado, y todo el patrimonio natural en la zona del río que transporta al peregrino “a sentir entre montañas, en silencio, rodeados de naturaleza”. Esta etapa dispone de un albergue de peregrinos en Fasgar con diez plazas y servicio de bar.

El tirón del Camino se deja sentir, y es que a lo largo del verano han comprobado como muchos de los que ha optado por este trazado han vuelto para practicar alguna de las muchas rutas de senderismo de las que dispone el municipio. La App y web Siente Omaña ofrece completa información sobre esta etapa y el Camino Olvidado.
Volver arriba
Newsletter