Publicidad
Senda del río de Fraga en Moaña

Senda del río de Fraga en Moaña

LNC VERANO IR

La cascada más alta. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La cascada más alta. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 30/07/2021 A A
Imprimir
Senda del río de Fraga en Moaña
LNC Verano En Galicia, en la Ría de Vigo, disfrutamos de una ruta que sigue una senda con más de treinta molinos, numerosos puentes y varias cascadas
Anteriormente se han presentado rutas de la comunidad gallega desde estas páginas en su litoral norte, provincia de A Coruña, en esta ocasión se baja hacia la provincia de Pontevedra para hacer una ruta sencilla y muy agradecida.

Esta ruta está situada en la península del Morrazo que se encuentra en la zona de la ría de Vigo. Moaña, un lugar turístico con un pasado de personas trabajadoras dedicadas al mar principalmente, aunque también a las actividades agroganaderas en un sistema minifundista.

En estos momentos su actividad principal es el turismo y por ello cuidan los restos históricos como dólmenes, castros, molinos y petroglifos, abundan los miradores sobre paisajes excelentes y todo aquello que hace la visita mucho más interesante y entretenida, como las rutas, que se encuentran muy bien señalizadas y ésta en especial dispone de muchos puentes de madera y tramos del camino con tablas para hacer más cómodo el paseo, así como una señalización apropiada.

El río de la Fraga, también llamado de los ladrones, tiene tres partes bien diferenciadas: la primera en la zona baja, la de la desembocadura, llana y fácil de andar, la segunda un poco más empinada, con la mayor parte de los molinos y algunos puentes, así como algunos puntos de información acerca de las actividades de la gente en otros tiempos, sobre todo en el río y poblaciones adyacentes. La última es la que sube hasta las cascadas que en tiempos de lluvias suelen estar mucho más fuertes y espectaculares. La ruta oficial que se propone desde el municipio tiene una primera parte, la más llana, muy sencilla y apta para todas las personas, mientras que la segunda parte, que es circular y va por la localidad de Fraga, es más exigente. Sin embargo lo que se propone en esta ocasión es subir por el cauce del río y volver por el mismo recorrido.

La señalización es buena y el concejo de Moaña se encarga de mantenerla desbrozada y apta para que la utilice el mayor número de personas posible. Además este concejo tiene hermosas playas, lugares para visitar y una oferta cultural veraniega muy interesante, así como la cercanía en barco a Vigo y las Islas Cies.

La ruta del río de la Fraga


La ruta se inicia en la localidad de Moaña, en el paseo marítimo, donde queda a la vista la ría de Vigo. Se camina en dirección Norte, aunque en un momento determinado se debe abandonar el paseo para seguir por la calle hasta llegar a una rotonda que enfila hacia la derecha a la playa de la Junquera de Moaña. Cruzando la calle se alcanza la desembocadura del río de la Fraga o de los ladrones. Se cruza el puente sobre el río y ya se ve el comienzo de la ruta, mientras que a la derecha se ven los jardines de la Junquera.

En este punto se puede decir que se inicia oficialmente la ruta y allí hay un cartel con las características de la misma así como la situación de los molinos con sus respectivos nombres. Un paseo de tablas al lado del río lleva al caminante por un lugar idílico con vegetación abundante y patos que navegan por el río. Siguiendo el camino se sale a una carretera y es preciso andar unos metros por ella para tomar un desvío a la izquierda poco señalizado y seguir hasta encontrar de nuevo el río y ya se enfila un camino no demasiado ancho pero agradable, entre la vegetación, que en un momento son cañas y en otros son árboles propios de la zona, donde el verde es el color dominante y con suelo liso y en lugares problemáticos con base de tablas.

Al cabo de un kilómetro desde el inicio se ve el primer molino en ruinas, más tarde se encuentra un puente de tablas y poco después el camino se estrecha entre el río y el segundo molino mejor conservado que el anterior. Siguiendo por el camino se ve un nuevo molino al lado de una finca trabajada, un molino restaurado y utilizado para guardar aperos de labranza. El cuarto también se encuentra bien conservado, mientras otros están en ruinas o han perdido la techumbre y ya comienzan a encontrarse en grupos cercanos unos de otros. Se pasan molinos y se cruzan puentes, y el camino asfaltado que va de la localidad de Couso a la de Verducedo, llegando más tarde bajo el puente de la autovía del Morrazo donde se puede escuchar la circulación de los coches, sobre todo cuando pasan por las juntas de dilatación. Tras cruzar bajo el enorme puente se sigue por el bosque hasta llegar a un punto donde los caminos se bifurcan y da comienzo lo que la ruta oficial llama tramo circular. En este punto conviene seguir por el lado derecho del río, cómodamente subiendo por un camino que va a la derecha ganando altura para luego girar a la izquierda ya en el tramo más empinado.

Se llega a un grupo de molinos entre los cuales hay uno visitable así como varios paneles explicativos de la función y herramientas o utensilios para la molienda, que además de procurar el alimento servía como modo de encuentro social entre los habitantes de las diferentes localidades.

Cruzando otro puente el camino sube para bajar en un momento determinado hacia una pequeña cascada que se ve al fondo, luego, siguiendo una vereda estrecha se llega a una segunda cascada con mayor caída, aunque en estos momentos veraniegos no se encuentra como debiera estar con lluvias. Tras la contemplación de este salto de agua se regresa por el mismo camino hasta el paseo marítimo de Moaña donde finaliza la ruta.

Características de la ruta


Zona geográfica. Galicia, provincia de Pontevedra, ría de Vigo
Entorno. Bosque atlántico, desde la playa a la montaña.
Tipo de ruta. De ida y vuelta.
Inicio / fin. Moaña.
Distancia. Aproximadamente 11 Km.
Tiempo aproximado. Entre dos y cuatro horas.
Desnivel. Aproximadamente 260 metros
Dificultad. Fácil, siempre por la ribera del río Fraga y al final ascensión algo más complicada para ver las cascadas
Observaciones. Una ruta aconsejable para el verano por la sombra y el frescor de la fraga.
Volver arriba
Newsletter