Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Se vivía mejor en la oposición

Se vivía mejor en la oposición

OPINIóN IR

17/07/2019 A A
Imprimir
Se vivía mejor en la oposición
El PSOE lleva tantos años en la oposición tanto en el Ayuntamiento de la capital como en la Diputación provincial que a buen seguro que pasarán algunos meses y sus dirigentes no se creerán aún que por fin han llegado al poder. Y encima, si nada cambia, con Pedro Sánchez en La Moncloa, por lo que solo la jugada de Ciudadanos apoyando al PP en la Junta de Castilla y León ha evitado que los socialistas gobiernen en todos los frentes y se extienda un intenso color rojo en las instituciones que afectan a todos los leoneses.

Ahora el PSOE tiene por tanto una doble tarea: cumplir con sus promesas electorales y, de paso, materializar todo aquello por lo que ha peleado o ha criticado durante los largos años que ha pasado en la oposición.

Será por tanto la oportunidad de ver ejecutados grandes proyectos que han sido exigidos una y otra vez por diferentes dirigentes socialistas, en especial el ahora alcalde de la capital leonesa, José Antonio Diez. ¿Se imaginan que llega 2023 y no se han cumplido la mayoría de ellos?

La lista de proyectos es larga, puesto que son muchas las carencias que aún tiene la provincia, desde la autovía entre León y Valladolid hasta la integración de Feve, pasando por la ronda norte de la ciudad, la reforma y ampliación del Parador de San Marcos o la recuperación de la Ciuden. Y por supuesto, el centro logístico de Torneros, una de las reivindicaciones más repetidas por Diez durante sus años en la oposición.

Está claro que la responsabilidad del PSOE se ha multiplicado tras las últimas elecciones, y por tanto la vigilancia de defensores y detractores de los socialistas, que tendrán la oportunidad de ver si cumplen con lo prometido y, sobre todo, saber si les viene mejor vivir en la oposición o se hacen con las riendas de la gestión con éxito.
Volver arriba
Newsletter