Publicidad
Se me calientan los punzones

Se me calientan los punzones

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 25/05/2021 A A
Imprimir
Se me calientan los punzones
Felipe ya supera los 80 años, más bien va camino de los 90, pero por nada del mundo quiere dejar de acudir cada día a su taller en las instalaciones de una estación de un Tren Burra que dejó vacías la falta de uso.

Dice este extraordinario artesano de la madera que llega al taller y se pone a mirar para las obras que tiene empezadas, enciende la radio para que haya ruido porque no le gustan mucho las cosas que se escuchan últimamente, y coge un punzón, parece que sin ganas... Pero empieza «a sacar virutas», se le calientan los punzones y ya no puede parar. «Ahora porque estáis aquí y es de razón atenderos, pero lo que más me apetece es seguir forgando por esta madera». Y cuando se cansa de ella cambia a otra de las que andan por allí y se vuelve a repetir la historia. «No hay mejor descanso que cambiar de pieza, porque es otra historia nueva, empiezas a pensar en su historia y se te va el tiempo».

Salta de un escudo a una imagen religiosa, de ella a una mujer desnuda hecha sobre una madera que pescó en el río, y cuando ya tiene calientes los punzones de mete con la obra que más le apasiona, reconstruir aquella Armada española que fue invencible y ya no lo es.

Pensar en lo que fuimos. Todos. No solo los barcos.
Volver arriba
Newsletter