Publicidad
Savia joven para labrar la tierra de León

Savia joven para labrar la tierra de León

ACTUALIDAD IR

Imagen de archivo de un joven agricultor en una finca de alubias en el Páramo. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Imagen de archivo de un joven agricultor en una finca de alubias en el Páramo. | MAURICIO PEÑA
L.N.C. | 09/07/2020 A A
Imprimir
Savia joven para labrar la tierra de León
Campo 219 jóvenes leoneses optaron por incorporarse al trabajo en el campo el año pasado cuando León volvió a ser la provincia con más incorporaciones
Los jóvenes leoneses no dan la espalda al campo. Cada año son muchos los que se suman al trabajo en la agricultura, aunque no en una cifra suficiente que pueda garantizar el relevo generacional. Por eso, desde las administraciones ponen cada año en marcha ayudas económicas que suponen para muchos el empujón necesario con el que adentrarse en el trabajo en el campo, una profesión que requiere en muchos casos de importantes inversiones. En el caso de León durante el pasado año 2019 fueron 2019 los jóvenes que se incorporaron al campo. De este modo la provincia leonesa es la que más incorporaciones ha registrado en el cómputo total de Castilla y León donde estas ascendieron a 823 solicitudes, según los datos de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. Estas incorporaciones plantean una inversión total de 50,4 millones de euros, con una ayuda estimada cercana a los 45,6 millones de euros.

La convocatoria para recibir las ayudas a la incorporación se publicó el pasado 16 de diciembre al mismo tiempo que también se hicieron públicas las bases para la modernización de explotaciones, unas ayudas que han solicitado 218 leoneses. En Castilla y León la cifra asciende a las 1.140 peticiones para llevar a cabo obras por un valor próximo a los 84 millones de euros. La ayuda, en este caso, podrá llegar a los 46,7 millones de euros.

Jóvenes agricultores

Respecto a las ayudas destinadas a apoyar la primera instalación de jóvenes agricultores, así como los planes de mejora de sus explotaciones, son beneficiarios de las mismas los menores de 41 años que accedan por primera vez a la titularidad de explotaciones agrarias, tanto como titularidad única, como compartida (cónyuges), cotitularidad (padre-hijo) o fórmulas asociativas (cooperativas, sociedades agrarias de transformación, sociedades mercantiles…).

En las ayudas a la primera instalación de jóvenes, que pueden alcanzar hasta los 70.000 euros (incrementándose además con las ayudas del primer pilar de la PAC hasta 81.000 euros sin ser necesario justificar los primeros 25.000 euros), tienen prioridad los planes empresariales de incorporación a la empresa agraria promovidos o participados por mujeres.

También serán prioritarias aquellas solicitudes de los sectores considerados estratégicos y la pertenencia del joven a una Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria de carácter regional. Priman, también, las peticiones de titularidad compartida, las que incluyan acciones innovadoras, las que combinen la primera instalación con una modernización, las que planteen un uso eficiente del agua y la agricultura ecológica, entre otras.

Como novedades en esta línea de ayuda, se incrementa el importe de los gastos corrientes del plan de empresa que no precisan justificación a 25.000 euros, alineándose de este modo con el importe básico de ayuda fijado también en 25.000. Además, se delimitan más claramente las condiciones de instalación en el caso de cónyuges, y, dentro del sector apícola, se incluye el apoyo a las inversiones superiores a 7.000 euros.

Por último, dentro de las titulaciones académicas no universitarias admisibles para acreditar la capacitación, además de la familia agraria, se incluye la familia de la de industria alimentaria cuyo contenido englobe la materia necesaria para la puesta en marcha de la explotación en la que pretende instalarse. Con respecto a las convocatorias anteriores se mantiene la flexibilización de los plazos para presentar solicitudes de ayuda hasta los 24 meses después de la fecha de establecimiento, que será la fecha de alta en la seguridad social del joven. Esto supone una ampliación del plazo para el apoyo de los gastos admisibles al establecimiento, pudiéndose incluir los gastos que se realicen en los dos años anteriores a la solicitud de ayuda.

Los jóvenes beneficiarios de estas ayudas pueden recibir un anticipo del 50% de la misma, condicionado a la comprobación del inicio del plan empresarial y el resto, hasta el importe total concedido, se efectuará una vez evaluada y verificada la correcta implementación del mismo. Además, en el caso de planes empresariales promovidos por varios jóvenes, podrán acceder a una ayuda completa cada uno de ellos.

Estas subvenciones pueden combinarse con las ayudas a préstamos garantizados por el instrumento financiero de gestión centralizada Feader 2014-2020, puesto en marcha recientemente para el apoyo a los jóvenes, lo que permite un acceso fácil a la financiación necesaria para acometer las inversiones, pudiendo financiar de este modo el 100% de la inversión, incluida la compra de tierras.

Modernización de explotaciones


Las ayudas de modernización de explotaciones permiten a los agricultores y ganaderos, con independencia del sector al que pertenezcan, acometer proyectos de inversión tanto de adquisición de maquinaria nueva, construcción de naves agrícolas, alojamientos e instalaciones ganaderas, instalación de riego sostenible que reduzca el consumo de agua, plantaciones frutales, invernaderos, etc.

Como novedades en esta línea de ayuda, igual que en el caso de la incorporación de jóvenes, dentro del sector apícola, se incluye el apoyo a las inversiones superiores a 7.000 euros. Se apoya específicamente a la realización de inversiones para sistemas de lucha antiheladas y antigranizo en las explotaciones agrícolas y de biodigestores en las explotaciones ganaderas.También se contempla la posibilidad de subvencionar pequeños proyectos de transformación artesanal de la producción primaria de la propia explotación.

Los beneficiarios deberán ser agricultores activos, titulares de explotación agrícola, bien sean personas físicas, jurídicas, comunidades de bienes o explotaciones de titularidad compartida. En este caso, las ayudas ascienden al 40% de las inversiones realizadas, pudiendo llegar, incluso, al 80%, al incrementarse esas subvenciones en un 20% más en el caso de los jóvenes que se instalan en la actividad agraria o que se hayan instalado en los cinco años anteriores a la solicitud de la ayuda; un 10% si pertenece a una Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria de carácter regional; un 5% si la inversión se hace en zonas con limitaciones naturales y zonas de montaña; y un 5%, también, si las inversiones están relacionadas con el agroambiente, el clima y la agricultura ecológica.
Volver arriba
Newsletter