Publicidad
Santos: "El PP y el PSOE no entienden que no hay un pensamiento único en la cuestión leonesa"

Santos: "El PP y el PSOE no entienden que no hay un pensamiento único en la cuestión leonesa"

ACTUALIDAD IR

Un instante de la entrevista al secretario general y procurador de la UPL, Luis Mariano Santos. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Un instante de la entrevista al secretario general y procurador de la UPL, Luis Mariano Santos. | SAÚL ARÉN
David Rubio / Alfonso Martínez | 19/01/2020 A A
Imprimir
Santos: "El PP y el PSOE no entienden que no hay un pensamiento único en la cuestión leonesa"
Política Entrevista al secretario general y procurador de la UPL
El debate sobre la autonomía leonesa se ha reabierto con fuerza por el discurso del alcalde de la capital, José Antonio Diez, y a través de las mociones que UPL está impulsando en los municipios de la provincia. El líder del partido leonesista analiza los pasos a seguir y critica duramente que los aparatos de socialistas y populares pretendan imponer un pensamiento único en este asunto.

– ¿Se imaginaba que a estas alturas se iba a reabrir con tanta fuerza el debate sobre la autonomía leonesa?
– Llevamos más de tres décadas trabajando y defendiendo ese mismo discurso y por eso pensamos que el debate de la autonomía leonesa está siempre en el candelero. Tiene mucha importancia que haya un partido que ha mantenido este discurso encendido, o por lo menos vivo, durante todo este tiempo de existencia de la comunidad. El hecho de que en estos momentos haya tenido tanta trascendencia nos ha sorprendido un poco y nos ha permitido la medida para ver cómo fuera de aquí no se tiene la misma idea ni el mismo conocimiento. Hemos podido ver un desconocimiento del problema territorial que tiene León. Eso nos ha chocado muchísimo. Siempre nos habían dicho que había que dar visibilidad a la cuestión leonesa, pero no nos imaginábamos que el desconocimiento fuera tanto más allá de nuestras fronteras.

– Y todo de la mano de un alcalde del PSOE. ¿Ha sorprendido en el leonesismo esta apuesta de José Antonio Diez?
– Los alcaldes socialistas de León han tenido habitualmente y cada cierto tiempo este arranque leonesista. A mí no me sorprende, pero lo que sí me ha llamado la atención ha sido el cierre de filas de muchos socialistas de esta provincia en contra del alcalde. Me sorprende que en petit comité, en los pasillos, opinan una cosa y luego dicen lo contrario a la luz pública. El alcalde en muchas conversaciones siempre nos había trasladado esa apuesta. También el concejal Vicente Canuria es muy afín al leonesismo. Quizá haya tenido también más repercusión al coincidir con la negociación de la investidura de Pedro Sánchez. El hecho de que Ferraz intentase frenar la moción hasta que pasara esa investidura le ha dado mayor trascendencia al debate.

– Sin embargo, como dice, no todo el PSOE piensa lo mismo. ¿Se está imponiendo el criterio del aparato al sentimiento de muchos socialistas?
– Es evidente. Ellos están intentando imponer única y exclusivamente la intención del aparato por cambiar un poco el pensamiento de la gente. Hablo con muchos concejales socialistas a los que esta situación les está incomodando muchísimo y que se quejan amargamente de cómo les está tratando el aparato de la mano de Cendón y Tudanca y también como consecuencia del cerrazón de Ferraz. No lo entienden, pero lo mismo pasa en el PP. Tampoco entienden que Mañueco haya dicho que el problema de los pueblos es que no les llega la información. Eso no lo entiende nadie y es el problema del PP y del PSOE, pero es el problema de los últimos 30 años, que todavía no se han enterado de que no puede existir el pensamiento único en el tema de la cuestión leonesa. No existe ese pensamiento único, pero sí existe uno mayoritario de que no estamos a gusto aquí y lo tienen que entender. Cuanto más tarden en entenderlo, más daño van a hacer a sus propias organizaciones.

La única posibilidad para mejorar el crecimiento de la región leonesa pasa por un nuevo marco territorial– ¿Corre peligro el pacto en Diputación?
– Es la pregunta del millón. Siempre hemos planteado los pactos durante los últimos años en base a una serie de proyectos. Lo que me preocupa del pacto de la Diputación es que Cendón y Ábalos cumplan o no ese pliego de condiciones exclusivas que tenía ese pacto. Si cumplen las 24 medidas, probablemente no tengan problema alguno, porque es lo que nosotros pactamos. Sin embargo, a nadie se le escapa es que las relaciones serán más o menos fluidas en base al trato personal o entre partidos. Lo que está haciendo el PSOE no ayuda ni en la Diputación ni en los municipios, porque tenemos muchos en los que gobernamos conjuntamente. No ayuda a una relación fluida entre partidos. De todas formas, cada pacto tiene que ajustarse a lo que se ha comprometido. En la Diputación, lo más importante es ver los próximos presupuestos de Pedro Sánchez.

– ¿Se presentará también la moción en la Diputación? Matías Llorente dice que no hay "tempero" y que dependerá de las decisiones del partido…
– Le dijimos a Matías que iba a ser el último sitio donde presentaríamos la moción. En este momento no se dan las circunstancias. Si tenemos que preguntar a la Diputación, será después de un proceso donde sepamos la opinión de quienes tienen la soberanía o son los más cercanos al pueblo, los concejales. Lo lógico es que el final fuera presentada esa moción en la Diputación. Ha habido interés, sobre todo por parte de la derecha, en que se presentara rápidamente para que fuese rechazada. Más allá de esa posición del PP y PSOE, intentamos que se apruebe en la mayoría de los municipios. No sería oportuno ni estratégicamente interesante que fuera mañana a la Diputación y que se rechazara con el voto a favor solo de la UPL.

– ¿Cuántos municipios aspiran a conseguir con el apoyo a esta moción?
– Ahora mismo se ha aprobado en diez y se ha rechazado en dos. Esos diez representan el 30% de la población de la provincia. Aquellos que están menospreciando el recorrido de esta moción deberían empezar a hacérselo mirar. Es un porcentaje muy alto en este momento, pero queremos llegar al máximo posible. No hemos fijado ningún objetivo, pero cuantos más, mejor. Me gustaría que fuese apabullante, pero la posición del PP y del PSOE, que por un lado dicen que tienen libertad de voto y por otro mandan cartas y amenazan con expulsiones, servirá para convencer a mucha gente para que no apoyen la moción.

Los dos grandes partidos se mueven por rédito electoral y no van a cambiar hasta ver el apoyo de los ciudadanos– ¿Por qué un berciano debería sumarse a esta propuesta?
– Las reuniones con diferentes sectores de la comarca berciana nos han servido para ver que está empezando a cambiar su percepción. La mejor solución para que el Consejo Comarcal del Bierzo sea de verdad un órgano de autogobierno es que esté dentro de una autonomía propia de la región leonesa. Hasta ahora han tenido un Consejo Comarcal que el PP utiliza para entretener a los bercianos desde Valladolid para que no protesten. UPL ha defendido siempre que el Bierzo debe tener unas competencias mucho más amplias de autogobierno por sus peculiaridades y por su importancia dentro de esta autonomía que planteamos. Si la gente del Bierzo hace un razonamiento lógico de lo que ha tenido durante estos 30 años, de dónde estaba el Bierzo al inicio de esta comunidad y dónde está ahora, la elección es sencilla, como ocurre en el conjunto de la provincia. Tarde o temprano, la mayoría de los bercianos van a adquirir también esa conciencia.

– ¿Cuáles son los siguientes pasos a seguir para trabajar por la autonomía desde el punto de vista legal?
– Lo que estamos intentando plantear con las mociones no solamente son las cuestiones legales, que también, pero nos centramos sobre todo en la vía política, porque es la más importante. Aquí hay una forma muy sencilla de cambiar el marco territorial. Cuando alguien dice que la moción es inconstitucional, demuestra una total ignorancia, aunque lo hace para tratar de engañar a sus propios concejales, que me parece muy grave. Lo que planteamos es que, una vez que se demuestre que la ciudadanía a través de sus representantes políticos, ya que no se puede hacer un referéndum, apoya la autonomía, lo que tenemos que hacer es obligar al Gobierno, sobre todo ahora que ha dicho que se va a abrir un departamento exclusivo para el entendimiento territorial, a que la región leonesa esté dentro de ese marco de debate. Es muy sencillo segregar León de Castilla. Solamente requiere un acuerdo político en las Cortes de Castilla y León que luego tendría que ser refrendado a nivel nacional. Pero si PP y PSOE se cierran, esto no es posible.

– ¿Qué hay que hacer entonces?
– Conseguir que cambien al ver que los leoneses, los zamoranos y lo salmantinos quieren este cambio. Hasta que no vean que es una opción cierta y que lo que queremos es cambiar ese marco territorial no se van a mover. Los grandes partidos solo se mueven en base a réditos electorales.

– Todos los índices económicos de León, Zamora y Salamanca dejan claro que estamos en una situación grave. Aunque el marco territorial sea el telón de fondo de la misma, ¿no hay otras prioridades antes que este debate?
– No. Hay gente a la que le ha interesado siempre decir que no es el momento, pero el planteamiento es otro. Todos estos índices económicos nos dicen que estamos en una situación muy grave, en la que si no se toman decisiones no habrá marcha atrás. Creemos que mientras estemos en este marco territorial eso no va a cambiar. Si durante más de tres décadas nos han estado laminando y han apostado por fortalecer otros ejes, ¿por qué va a cambiar después de todo este tiempo? Escucho a Mañueco, a Tudanca o a Igea y veo que las políticas no van a cambiar. La única posibilidad de cambiar el ritmo de crecimiento de esta región es cambiar también el marco territorial. O somos capaces de darnos autogobierno, redistribuir y descentralizar, que es para lo que se hicieron las comunidades autónomas, o no habrá solución. Las comunidades se hicieron para romper con el centralismo de Madrid y lo único que se ha hecho es correrlo unos kilómetros y dejarlo en Valladolid. Eso que ya todo el mundo reconoce como una verdad absoluta es lo que hay que cambiar. Por eso es importante cambiar el marco territorial. Cuanto más tiempo dejemos pasar, cuanto más tiempo permitamos que esta tierra se siga despoblando, cuanto más abajo estemos en los índices económicos, menos peso político vamos a tener y menos fuerza vamos a tener para negociar. Solo puede pasar en León que nos obliguen a cerrar las minas a toda prisa por la transición ecológica y que luego, por haberlo hecho, ahora nos digan que tenemos menos posibilidades en el reparto de fondos europeos. Me parece tan grave que todos los alcaldes de los municipios mineros tendrían que pedir la baja del PSOE o del PP, que alguno tiene también. Y el mayor peligro sería que el señor Igea gestionase esos fondos, que ya ha dicho que lo quiere hacer con una comisión mixta en la que no estaría UPL, el único partido que ha defendido desde el primer momento la minería. Ya entonces sería lograr la cuadratura del círculo, porque el señor Igea sigue trabajando por llevar a Valladolid iniciativas económicas y sociales que se plantean en León.

Cuanto más tiempo pase y más caigamos, menos peso político y económico tendrá León a la hora de negociar– Viendo el ejemplo de Teruel Existe, ¿no sería más efectivo un partido que se centrase en reclamar inversiones para romper el agravio antes que modificar el marco territorial?
– Las dos cosas son compatibles. Lo hemos planteado desde el primer momento y lo hemos demostrado. Durante los últimos cuatro años, UPL ha traído más de 40 millones de euros en inversiones de la Junta para la provincia. Y lo ha hecho al mismo tiempo que seguía reivindicando el cambio del marco territorial. Ese es el papel de la UPL. No tenemos por qué renunciar a nuestro objetivo último de cambiar el mapa territorial, pero mientras esto llega, tenemos que ser la punta de lanza para cambiar el destino de muchas de las inversiones. Es lo que ha llevado a esos índices económicos tan nefastos. Son caminos paralelos que tienen que seguirse de la misma forma.

– Se ha hablado de una gran manifestación, pero eso supone jugársela al todo o nada en función de la respuesta…
– Puede ser, pero hoy en día es muy difícil sacar a la gente a la calle. Si alguno plantea una comparación con la manifestación del año 1984, en la que participaron 90.000 personas, es difícil llegar a eso. Nuestro planteamiento no es la gente que podamos sacar a la calle. Si los partidos grandes siguen tratando de imponer ese pensamiento único y obligar a los ciudadanos o a sus representantes a votar algo en lo que no creen, nuestra única posibilidad es sacar a la gente a la calle. Es difícil, porque quienes están intentando cambiar a sus concejales son los mismos que van a intentar destrozar esa manifestación. Pero no solo planteamos una manifestación grande donde digamos que hay miles de personas, sino que queremos protestar con otras muchas acciones. Queremos que los leoneses sepan que su futuro se está jugando en una mesa y es importante que manifiesten cuál es su posición. Si nos quedamos sentados esperando a que sigan tomando las decisiones, pasarán cosas como que venga alguien de Europa a decirnos que tenemos que espabilar. ¿Quién tiene que espabilar? Serán el Gobierno o la Junta. No creo que sean los municipios mineros los que tengan que desarrollar políticas para buscar alternativas en las cuencas. Se han criticado mucho los fondos Miner, que se daba dinero y los municipios lo gastaban en plazas y polideportivos. Para que eso no vuelva a ocurrir, el Gobierno tenía que tener ya un plan. Y no lo tienen, ni el Gobierno ni la Junta, que en siete meses no ha convocado la comisión de seguimiento del plan de dinamización. El único plan que existe es el de Igea, que solo quiere encargare él de distribuir el dinero. Y eso para León puede ser el mazazo definitivo. Por todo esto queremos que los leoneses salgan a la calle y protesten.
Volver arriba
Newsletter