Publicidad
San Francisco: parque, jardín y paraíso de especies exóticas

San Francisco: parque, jardín y paraíso de especies exóticas

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 02/07/2021 A A
Imprimir
San Francisco: parque, jardín y paraíso de especies exóticas
Medio ambiente El Parque de San Francisco es el parque español que más especies exóticas conserva, el 100%, según un estudio científico que recoge datos de 46 parques de todo el país
Nuestra ‘cazadora de noticias científicas’, la divulgadora Rocío Rodríguez Herreras, alerta de uno muy singular y curioso, el que estudia y compara «las relaciones existentes entre las características de las plantas leñosas de los parques urbanos españoles con las condiciones climáticas y socioeconómicas de las ciudades en que se encuentran»; en corto, cómo influye el clima —especialmente la diferencia de temperatura— en los árboles de nuestros parques.

Ha liderado esta investigación la Estación Biológica de Doñana y la Universidad de Cádiz, en colaboración con la Universidad de Constanza (Alemania), que han dotado al mismo de un equipo científico ha analizado 46 parques de 23 ciudades peninsulares diferentes. En un primer titular del estudio se observa que «de  las 486 especies encontradas en los parques, 400 eran exóticas».

Un apunte: entre los 46 parques estudiados hay un leonés: El Parque (para muchos el Jardín) de San Francisco, en el corazón de la capital leonesa.

Y una sorpresa en los resultados: «Se ha comprobado que han comprobado que hay relación directa entre el rango anual de temperaturas —la diferencia de temperaturas entre invierno y verano— y la proporción de especies exóticas naturalizadas, esto es, que ya se encuentran establecidas en el medio natural. «De entre los parques estudiados, aquellos donde la proporción de especies no nativas establecidas es mayor es el de San Francisco, de León, donde el 100 % de las exóticas están establecidas, y el Delicias de Arjona de Sevilla, donde lo están el 88 %, ambas ciudades con alto rango de temperaturas», indica Óscar  Godoy, uno de los investigadores participantes y profesor de la Universidad de Cádiz.

Al 100% de las especies exóticas establecidas, todas, les viene bien ese «rango» entre el invierno y el verano leonés, algo seguramente sorprendente con nuestra leyenda de invierno terrible. Lo explican los autores del estudio: «En zonas que tienen un rango de temperaturas por debajo de la media, como Pamplona, tienden a presentar parques con menor proporción de especies exóticas, como el parque Yamaguchi, con el 35 % de las exóticas estando establecidas, o el de los Enamorados con el 29 %. Estos resultados nos ofrecen datos de base para comprender y predecir el establecimiento de plantas introducidas como ornamentales, y nos ayudarán a mejorar los sistemas de prevención para evitar invasiones biológicas futuras», explica Montserrat Vilá, investigadora de la Estación Biológica de Doñaña-CSIC.

Hay otros datos que juegan a favor de León, según recoge el mismo estudios, que afirma que «que las ciudades con una mayor presencia de especies exóticas son aquellas que tienen una población más envejecida y que presentan una diferencia de temperatura mayor entre verano e invierno», asunto en el que las frías temperaturas invernales serían un facto favorable.

El grupo de investigación ha estudiado de qué forma pueden influir tanto el clima como las condiciones sociales y económicas de las ciudades en los rasgos de las plantas que componen los parques, y en la proporción de especies exóticas establecidas que aparecen en ellos y en los 46 parques de 23 ciudades concluyen que «de las 486 especies encontradas, 400 eran exóticas». Entre ellas destacan el ciprés común (Cupressus sempervirens), oriundo de las costas orientales del mediterráneo y naturalizado en prácticamente toda la península ibérica, o la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), nativa del este de los Estados Unidos e invasora en nuestro país». Bayón destaca la necesidad de incluir en la regulación española «tanto a estas como a otras especies invasoras plantadas en los parques urbanos, y lamenta que estos árboles sigan estando presente en más de la mitad de los parques estudiados».

Entre los resultados más relevantes al analizar los rasgos de las plantas, «destaca la mayor presencia de plantas con flores grandes y bonitas en lugares con inviernos menos fríos. Efecto que se debe a la preferencia por esos rasgos estéticos en las ciudades donde los inviernos son más benignos».

En cuanto a la edad de la población también han estudiado su influencia y concluyen que «que la proporción de especies exóticas aumenta allí donde los habitantes son más ancianos y los hogares son más numerosos. «En el parque de Doña Casilda Iturrizar en Bilbao, donde la edad mediana es de 46 años, cuatro por encima de la media de las ciudades estudiadas, tenemos hasta un 86 % de especies exóticas», indica Bayón, «mientras que, en el parque del Jarama, de Coslada, donde la edad mediana es de tan solo 39 años, tan solo el 29 % de las especies leñosas son exóticas».

Reflexionan asimismo con el hecho de que es es una realidad  que la gente joven tiende a preocuparse más por el medio ambiente, «pero también es cierto que los árboles exóticos son muy populares y, además, la población general no suele tener un papel activo en la toma de decisiones sobre qué especies se deben plantar».

Por ello dejan los investigadores de este equipo científico un consejo final: «Es necesario llevar a cabo análisis sociológicos más precisos que permitan encontrar las causas subyacentes de estas correlaciones».  

isco es el parque español que más especies exóticas conserva, el 100%, según un estudio científico que recoge datos de 46 parques de todo el país
Volver arriba
Newsletter