Publicidad
Sáhara en el corazón

Sáhara en el corazón

OPINIóN IR

25/11/2020 A A
Imprimir
Sáhara en el corazón
En las postrimerías del Régimen Anterior, España perdió el Sáhara Español. Territorio ocupado por España en el siglo XVI. No era una colonia, sino que tenía el mismo estatus que cualquier provincia española. Conforme a las instituciones, leyes y organismos públicos.

El caso fue que, por la debilidad del Estado Español –Franco acababa de morir– su sucesor, Juan Carlos I, en funciones y el vacío de poder se aprovechó para la cesión de estos valiosos territorios. Podría ser por la escasa personalidad del monarca entonces o, bastante probable, por un compromiso con Hassán II, al que Don Juan Carlos llamaba su ‘hermano’.

El presidente de la Yemaa, jefe local, se vendió a Marruecos y el territorio fue inmediatamente invadido, no por las armas, sino por la presión de las muchedumbres que lo invadieron. La famosa ‘marcha verde’.

De poco sirvieron la Legión, los Regulares y demás destacamentos, con que España contaba, que tuvieron que retirarse, ominosamente, por las órdenes cursadas desde el gobierno de Madrid. El hecho supuso una frustración para aquellos bravos soldados que, con lágrimas en los ojos, dejaron atrás las tierras, cuya defensa había sido su razón de ser.

Al retirarse España, el país resultante se lo disputaron Mauritania y Marruecos. Luego sólo Marruecos, pues la derrota de Mauritania fue como un paseo militar. Pero la última palabra estaba por decir, porque allí estaban los habitantes propiamente saharauis, que constituyeron el Frente Polisario. La resolución de la ONU iba en el sentido de que el Sáhara constituyera un estado propio gestionado por el Frente Polisario, que nunca ha renunciado a sus derechos. De hecho la guerra se ha reavivado ultimamente.

Ahora, que el idioma español, es acosado por algunas autonomías mezquinas, en el Sáhara se hablaba el español pero, ante la cobarde inhibición del Estado Español, es algo residual.

Con estos antecedentes, hay que ser muy ciego para no ver la similitud de lo que en estos días se vive en la Comunidad Canaria, con aquella ‘marcha verde’. Pero más que ceguera, puede ser interés por parte de este gobierno de gentes frívolas y ambiciosas, obsesionados por perpetuarse en el poder. Algo deberían haber dicho, cuando Marruecos desplegó sus aguas jurisdiccionales a expensas de las de las Islas. No son ya gente pobre, con mujeres y niños famélicos. Desfilan, arrogantes, por las calles como una tropa en formación. Pero tenemos un gobierno ‘cagapoquito’ que sólo vela por sus intereses y ve en los ilegales un filón de votantes agradecidos, para que el ‘sanchismo’ cuente con margen de tiempo para cargarse la identidad de España. Autoritario y decidido, sí, pero frente a los españoles.

Y ahí al lado, Gibraltar. Imagino cómo verán el espectáculo que estamos dando, estos ingleses que armaron una cruenta guerra por unos remotos islotes, poblados por media docena de pastores. Hablo evidentemente, de las Malvinas. Canarias vale mucho más.
Volver arriba
Newsletter