Publicidad
Una ruta senderista entre la naturaleza y los restos mineros

Una ruta senderista entre la naturaleza y los restos mineros

LNC CULTURAS IR

La ruta pasa por la cascada de la Debesa. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La ruta pasa por la cascada de la Debesa. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 04/02/2022 A A
Imprimir
Una ruta senderista entre la naturaleza y los restos mineros
La ruta de la semana Recorrido con inicio y final en Toreno donde se ven varios enclaves naturales y restos de la minería de carbón
La minería del carbón está presente en el Bierzo, pues durante años su modo de vida y su economía estuvo centrada en esta actividad que daba trabajo directo o indirecto a muchas personas. Hubo explotaciones, tanto de interior como a cielo abierto y aún hoy se pueden ver los restos de las mismas, bien en bocaminas o en escombreras, alguna de ellas bien restauradas y otras no tanto.

La ruta que se propone visita tanto enclaves naturales como restos de la actividad minera. Algunos de ellos se han reconvertido en miradores desde donde contemplar la belleza del panorama o la ciudad. La ruta que se va a hacer está muy bien señalizada con balizas recientemente colocadas, en las que han colaborado el Ayuntamiento de Toreno, su concejalía de Turismo y la Diputación Provincial. Es de suponer que tendrán un mantenimiento adecuado, pues se trata de un valor añadido al encanto de la zona que se debe cuidar.

El ayuntamiento de Toreno se preocupa de diseñar y señalizar rutas en su municipio, que se encuentran bien explicadas en un pdf que se puede descargar de su página web, procedentes del taller de empleo la Picota II que funcionó en 2011 en los municipios de Toreno y Páramo del Sil, diseñando y marcando unas rutas cuyas señales aún se pueden ver en una parte de la ruta que coincide con la de Pardamaza.


La ruta


Para el inicio se debe ir hacia la calle de la Residencia, que coincide con la carretera hacia Villar de las Traviesas y tras pasar el Hostal Salomé, en las últimas casas hay un amplio espacio para aparcar con un parque infantil en lo que fue cargadero de la MSP y es donde comienza la ruta.

Para quien no desee hacer la ruta completa hay una variante tres Km más corta.

Le llaman el mirador de Orfelio, que era un frenista que durante toda su vida estuvo atento a la bajada de los vagones de carbón hacia el cargadero donde se inicia la ruta Comienza la ruta en Toreno, en el amplio aparcamiento de lo que fue cargadero de la MSP, cuya estructura, en forma de una pared de cemento, aún se mantiene en la parte baja de la montaña. Al lado de dicha estructura sale en dirección Norte un camino, señalizado con la primera estaca de la ruta, con casas a su izquierda, que poco a poco va ascendiendo, para girar y hacerse cada vez más pindio hasta alcanzar la planicie del Trus donde se encuentra el primer mirador de la jornada, con una vista excelente a la localidad de Toreno. Le llaman el mirador de Orfelio, que era un frenista que durante toda su vida estuvo atento a la bajada de los vagones de carbón hacia el cargadero donde se inicia la ruta.

A continuación se sigue por el camino, en principio llano y más tarde con algo de elevación, entre robles y con vistas a las escombreras del otro lado del arroyo, que continúa bordeando la ladera para llegar a una zona de escombreras, restos de antiguas minas, sin tomar el camino que sube, ni después otro que baja a la izquierda, sino que en este punto se sigue de frente, bajando hacia el arroyo Zancajones que se cruza por un rústico puente de palos, para caminar por la ribera del arroyo, viendo en la orilla opuesta la bocamina de la explotación Amalia, hoy abandonada como todas las que se pueden encontrar por el camino.

Más adelante el camino llega a la espectacular cascada de la Debesa, una caída de agua en un entorno mágico que hace olvidar todos los restos de la intervención humana en el paisaje. El entorno de la cascada es muy agradable e invita a su sosegada contemplación.


Segunda cascada


Sin embargo la ruta debe continuar y para ello es necesario ascender a una segunda cascada por una estrecha y empinada senda, que por los efectos del agua y la humedad del entorno suele estar resbaladiza. Es de agradecer que hayan colocado una gruesa cuerda que ayuda en la subida. A continuación hay un resalte rocoso y después se pasa sobre un puente de tablas para llegar a la segunda cascada con una mayor caída que la anterior.

Tras la contemplación de esta segunda cascada se vuelve sobre el mismo recorrido y antes de llegar al resalte rocoso se toma una pequeña senda a la derecha que sale poco después a un camino más amplio que se sigue hasta llegar a un puente de troncos sobre el arroyo Zancajones y tras cruzarlo se sube una pronunciada cuesta por la otra ribera, con apoyo, de nuevo, en una gruesa cuerda. Al final se llega a un camino más amplio donde se va a seguir hacia la izquierda, valle arriba, entre encinas, hasta llegar a otro cruce, donde se deja la pista y se sigue de nuevo por un camino más estrecho que va bordeando la montaña. Se alcanza otro camino que se gira totalmente a la derecha para finalizar la subida en lo que antaño fue una mina a cielo abierto y que se encuentra restaurada, aunque con fuertes caídas hacia el valle, un mirador excelente hacia las montañas bercianas, en especial los Montes Aquilanos y la vega de Toreno.

Tras salir de la zona de la mina se continúa por la pista que alterna las cuencas del arroyo Zancajones y del Valleflor, siguiendo el camino paralelo a la carretera de Villar de las Traviesas, sin hacer caso de los desvíos hacia atrás y en un cruce con cinco caminos se debe seguir de frente por la amplia pista que va subiendo al lado de robles y pinos de repoblación, así como restos de explotaciones mineras. (En este cruce, el camino de la izquierda baja al arroyo Zancajones y, tras ir arroyo arriba, lo supera y gira a la izquierda para seguir hasta la zona de las lagunas, lo que sería la ruta corta).

Al final de la larga ascensión se llega a un cruce: a la derecha el camino que sigue hasta Villar de las Traviesas, que se encuentra a poco menos de un kilómetro de ese cruce. Se debe seguir por la izquierda, que es un camino que bordea las revueltas de los diferentes arroyos que bajan de las montañas y que más tarde formarán el Zancajones. Son continuas bajadas y subidas a los vallejos con los arroyos, y tras la última, el camino comienza a bajar, aunque más tarde habrá una última subida, tras la cual ya comienza el descenso de todo lo que se ha subido en la ruta. Antes de la última subida al Castro se encuentra un camino que va a Librán, que está a más de un Km. de ese desvío.


La bajada


La bajada es cómoda y entretenida, porque se encuentran dos lagunas, restos de explotaciones mineras: la Encantada, algo más amplia y la Argada, más alargada que la anterior y con menos agua. Entre las dos lagunas hay un camino que, en caso de hacer la ruta corta sería su salida. Casi en la laguna de la Argada se debe tomar el camino de la izquierda, porque el de la derecha baja a la carretera de Librán.

Tras pasar las dos lagunas se debe continuar por el camino siempre tomando el desvío de la derecha, hasta que un km. más adelante se puede llegar a un refugio circular con un excelente mirador a la vega de Toreno. Desde allí se baja por un buen camino hasta las primeras casas, donde se gira a la derecha entrando en Toreno, siguiendo hasta encontrar la vía. Hay que caminar por la vía hasta salir a la calle de la Residencia y desde allí por esa calle, ver la residencia de mineros, hoy hostal y restaurante Salomé, seguir por la calle y llegar al cargadero donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter