Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Jueves, 21 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Ruido de cisternas

Ruido de cisternas

OPINIóN IR

08/12/2018 A A
Imprimir
Ruido de cisternas
Finalizamos ya esta movidita semana tras el inesperado resultado de las elecciones andaluzas. Yo, que tuve la suerte de vivir allí, en el otro reino, aún no me creo que haya caído ‘el partido’, como muchos nostálgicos de carné viejo y roído por las esquinas le denominaban. Y es que una frase que podría resumir a la perfección lo que ocurrió la noche del pasado domingo y que escuché pronunciar a alguno de los contertulios es: «esta noche habrá mucho ruido de cisternas». Y no les quepa la menor duda.

Son muchos los que piensan que Andalucía es sólo el principio del cambio que surgirá en el país, ya que si allí Vox sacó 12 representantes, aquí, granero oficial de votos del Partido Popular, imaginen lo que puede llegar a pasar.

Y así trascurría la semana mientras dos ministros visitaban el viejo reino (van tres en quince días), y los comercios cerraban y apagaban las luces de sus escaparates para concienciarnos de lo que mi querido Javier Menéndez presidente de Aleco y gerente de Óptica Europa, tantas veces nos ha dicho: el comercio es vida, y sin sus luces la ciudad estaría en una triste penumbra. Comprar en el comercio de proximidad es vital para una ciudad tan envejecida como León. Comprar en el comercio de León mientras disfrutas de un café sin reloj, leer el periódico o detenerte en uno de los muchos monumentos, es un lujo del que no somos conscientes. Aquí en el pueblo, puedes comprar y pasear frente a la Catedral, San Isidoro y San Marcos, y sino que se lo digan a los que se han ido a Madrid en busca del dorado, y que este puente como adelanto a las Navidades, vuelven en el coche de línea a la provincia, siempre orgullosos de enseñarnos las nuevas tendencias de moda y vinatería. Ellos ya viven acostumbrados a disfrutar comprando tras una hora y media de atascos en el mejor de los casos, en centros comerciales donde se pasea en chándal entre arbolitos de plástico y figuras de poliespan.

Y como colofón a la semana, el alcalde de mi querida Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco anunciaba su renuncia a la alcaldía para dedicarse de lleno a la candidatura del PP en Castilla y León. Se rumorea que en Andalucía se han vendido muchas trituradoras, ya saben, esas máquinas que convierten un folio escrito en confeti. Aquí ocurre todo lo contrario, no queda tóner en las tiendas de consumibles ante el gran aluvión de currículos (algunos con mentira y mala leche), que circularán por la Vía de la Plata, porque ya se sabe aquello de que: pensábamos que íbamos a ganar los de Antonio, pero hemos ganado los de Alfonso. ¡Comenzamos!
Volver arriba
Newsletter