Publicidad
Rotondas (I)

Rotondas (I)

OPINIóN IR

19/07/2021 A A
Imprimir
Rotondas (I)
Hay una parte del turista a la que no le importa tanto la belleza y los grandes relatos como la sorpresa y lo mundano, que disfruta en lugares que están más cercanos al estupor que al ‘stendhalazo’. En León no vamos mal para colmar estos fluorescentes rincones ‘kitsch’ del alma del visitante que también hay que conquistar, aunque hemos levantado el pie del acelerador. Llegamos alto con ese plato gigante de cecina torrada al sol cuando se ganó el Récord Guinness del mayor número de cortadores al unísono, pero desde entonces no ha habido nada parecido, ni siquiera los colorines de Ordoño.

El programa ‘Rutas Bizarras’ de RTVE es un recorrido por buena parte de estos paraísos que resultan tan horteras como fascinantes. En el primer capítulo llaman la atención sobre las rotondas, esos espacios que en menos de tres décadas se han convertido en un elemento urbano omnipresente, como explica Rafael Trapiello, del colectivo Nación Rotonda, cuyo nombre ya es una declaración de intenciones. La rotonda es algo tan cotidiano que el geógrafo Alistair Bonnett ya no les presta la más mínima atención y sitúa su interés muy por debajo de otros retales de los viales. Al fin y al cabo, como afirma Bonnet, «[todas] las rotondas son igual de inaccesibles, en ellas se planta y se corta el césped con diligencia, y a veces se decoran con voluminosas muestras de escultura institucional». Ahí está la clave, en la decoración. En el programa visitan una que se ha tragado un cementerio y otra con un osito gigante de gominola con corazón de brócoli.

Hace seis años la foto de la llamada piscina rotonda de Villar de Omaña (Riello) se viralizó y León entró por derecho propio en los catálogos de las glorietas más estrambóticas del país. Volvió a entrar fugazmente el pasado mes de mayo cuando el Ayuntamiento retiró de la rotonda de los hospitales una escultura de un pene. Al margen de estos dos casos, no hay mucho más destacable. Yo tengo varias propuestas, que desvelaré la semana que viene.
Volver arriba

Newsletter