Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Ritos kosher y halal

Ritos kosher y halal

OPINIóN IR

11/01/2019 A A
Imprimir
Ritos kosher y halal
Las autoridades belgas han prohibido el sacrifico de animales con destino al consumo humano bajo los ritos kosher y halal de judíos y musulmanes respectivamente. Estos ritos chocan con normas europeas que pretenden evitar o reducir el sufrimiento de los animales, y se autoriza una excepción con esas comunidades en aras a un derecho más sagrado, que ellos invocan, de la libertad religiosa y de creencia. Quizás esta creencia responda a un fundamentalismo religioso tan absurdo como difícil de erradicar, pero siendo eso cierto, no lo es menos que en Europa nos ponemos muy estupendos con materias como el bienestar animal y el medio ambiente, y por el contrario miramos para otro lado cuando en medio mundo se quebrantan los derechos de las personas, cuando se abusa de los niños, o cuando se relega la figura de la mujer a un estatus similar al que tenía aquí en la Edad Media. Me preocupa bastante más la situación de las personas que pasan hambre o carecen de los más elementales servicios básicos, o la de las personas a las que se niegan derechos elementales, que el mayor o menor dolor que pueda experimentar un animal de abasto cuando entra en un matadero para su sacrificio y faneado, pero acepto con gusto, y hasta con orgullo, ser ciudadano de una Europa que evoluciona y legisla contra cierta barbarie, contra animales y cosas, que antaño nos podía parecer normal. Dicho esto, si España sigue la corriente belga –un estado del que hay poco que aprender–, y prohibe el sacrificio ahora autorizado por el rito kosher o halal, lo que se conseguiría es que las comunidades judía y musulmana abrieran sus propios canales de importación de carne desde países terceros, y se conseguiría que España perdiera la oportunidad de convertirse en país exportador para satisfacer las demandas de estos mercados. El sector ganadero e industrial español tiene mucho que ganar si se dejan las cosas como están y, aceptando las normas que nos hemos impuesto, somos ‘tolerantes’ con las creencias de judíos y musulmanes y le vendemos la carne como la quieren.
Volver arriba
Newsletter