Publicidad
Reinventar León

Reinventar León

OPINIóN IR

21/04/2021 A A
Imprimir
Reinventar León
Reinventar o desparecer. O desasirse de todas las adherencias contagiadas por la Junta –la yunta– desde el funesto día en que nos enredamos en el tinglado autonómico de Castilla y León.

La culpa, de estar donde estamos, no sólo fue del inicuo Martín Villa. Ni de los políticos locales o provinciales, que soñaban con ascender en el escalafón, ante un vacío que se abría en el camino hacia el poder. Más mando, más dinero, más chanchullos. Los propios leoneses de a pie –paisanos y paisanas– llevábamos tantos siglos siendo un reino, el Reino de León, y confiando en el peso de la historia. Por esa seguridad, no nos apercibimos la añagaza que se nos venía encima.

Del mismo modo en que se engaña a un niño con un caramelo o al borrico con la zanahoria, nos dejaron un MUSAC donde los directores bailan; un Auditorio que es un cajón de sastre, un pretexto para no abrir teatros, ni conservatorios de música o bibliotecas. También nos dejaron una institución bastante rancia, el ‘Procurador del Común’ que brinda gran consuelo y pocas resoluciones, pues carece de autoridad. A este respecto, me ha venido a la memoria un viejo programa de televisión que presentaba el cómico argentino Joe Rigolí, que interpretaba al ‘Conseguidor’. Era la monda con sus aspavientos. Posiblemente pueda verse, aún por la red. O ‘la rede’ como se dice por Omaña.

Si Valdesamario estuviera en Valladolid, las minas estarían abiertas y las térmicas seguirían generando energía, como todavía hacen en Alemania donde, aparte de no cerrar, aún se están construyendo térmicas. Si se importaba carbón, por no gastar el de León o Palencia, es porque aún sigue siendo utilizado. Si el relieve de Valladolid tuviera montañas y verdes praderas para establecer pantanos... Pero ¡que digo! Estarían en León, arruinando pueblos y comarcas (Vegamián, Oliegos, Riaño y muchos más) porque el agua se la llevan por los trasvases a sus ríos. Tanta, que incluso aquí llega a faltar, en la comarca gordonesa. De otro modo, no se explicaría el proyecto de los embalses que amenazan a Carrizo de la Ribera. Un auténtico saqueo, basándose en una legalidad que ellos mismos confunden.

En esta ciudad, aunque la pelusa de los chopos anuncia ya las fiestas de San Juan y San Pedro, las veremos pasar de largo. Normal que no estemos para juergas y, mucho menos, para ‘villalares’ y otros telares que humillan y ofenden.

Uno de estos días, Castilla –no toda, casi exclusivamene Valladolid– volverá a celebrar la batalla de Villalar. Una idea estúpida si pensamos ¿qué hubiera sido de España de ganar los señores Comuneros? Un rechazo feroz porque el populacho era algo fato y manejable por los dueños de las tierras, mientras el emperador era germano. Lo mejor que nos pudo pasar. Pero ¡cómo cambian los tiempos! Ayer tirando piedras y hoy Sánchez y sus cuates, mendigando a Alemania, para que nos dé un dinero que despilfarrar.

Si la memoria no me falla –que de momento no– recuerdo que el vicepresidente Igea se comprometió, apenas subió al cargo, a clausurar la ‘Fundación Villalar’. Pero, algo pasó –crisis en Ciudadanos– y, finalmente, achantó la mui. Con políticos tan prometedores y tan olvidadizos, no necesitamos enemigos. Para equivocarnos, nos valemos solos.
Volver arriba
Newsletter