Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Recuerdos de una generación dorada

Recuerdos de una generación dorada

OPINIóN IR

20/09/2019 A A
Imprimir
Recuerdos de una generación dorada
El deporte español está viviendo momentos irrepetibles. La frase ‘lo normal es que no vuelva salir un...’ podemos completarla con varios nombres, incluidos el de la generación dorada del baloncesto que tantas alegrías nos ha dado.

Una etapa irrepetible culminada por un nuevo éxito y que en mi caso, quizá porque la diferencia de edad con sus protagonistas será la más reducida que vuelva a vivir, hace que me identifique más con ella, por haber vivido momentos con varios que ahora te vienen a la mente.

Uno, claro está, es el de Ricky Rubio y aquel Europeo cadete sub’16 del verano de 2005. Recuerdo que estaba en la radio, en las primeras prácticas de mi vida, por lo que seguí bastante aquel torneo, incluido el hacer a mi madre llevarme a Astorga, donde también se jugaban partidos, pues por aquellas no tenía carnet. Decían que había un chico de 14 años que era la ‘bomba’, que en aquel torneo jugaba de escolta y que la verdad es que pintaba muy bien, aunque obviamente nadie podía imaginar que llegaría donde ha llegado, como tampoco otro joven croata llamado Bojan Bogdanovic que brilló aquel verano en León y ahora lo hace en la NBA.

Años después, en mi etapa inicial ya fuera de prácticas, como trabajador normal en la antigua Crónica, prácticamente el primer reportaje que hice fue ir a Madrid y junto a los dos Beirán: ese padre leonés que fue medallista olímpico y ese Javier, que ha tenido el justo premio a su carrera y labor en las ‘ventanas’ con el oro mundialista, y que por aquel entonces vivía sus primeros años en ACB, en Estudiantes, y le tocaba medirse por primera vez a un Baloncesto León que vivía su último año en la élite.

Venía yo a contar estas dos cosas hasta que, en un programa de televisión, Claver ha recordado cómo fue a un festival de música el año que se iba a ir a la NBA. Fue en Astorga y de ahí, a parte de que como dice mi compañero Jorge el jugador servía de guía para orientarse pues se le veía desde todos los lados, también guardo una foto con el tantas veces criticado y tras este torneo reivindicado.

Ojalá un día vuelva el basket de élite a León y pueda ser más factible generar recuerdos de la próxima generación. Mientras tanto, disfrutemos con esta.
Volver arriba
Newsletter