Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Recuento de cucharas

Recuento de cucharas

OPINIóN IR

24/05/2019 A A
Imprimir
Recuento de cucharas
Inquieta, preparo la jornada de reflexión, cartilla escolar en mano, repasando la B y la V, sumas y restas, al ver que mis candidatos no aparecen en listas y que me sobran tantos como me faltan. Porque a mí, me apetece votar a la madre que no le salen las cuentas al poner la mesa porque, distraída, olvidó que el mayor emigró a buscar trabajo, retira plato y cuchara sobrantes y enfría la sopa con lágrimas. Y voto a la abuela que añade un cubierto porque el nieto se vino con ella, cuando cerraron la mina. Regresos y ausencias, sumas y restas, en un baile macabro de platos. Boto a aquellos que se lamentan por el asiento que León ha perdido en las Cortes, sin importarles los miles de sillas vacías en las cocinas leoneses, que lo han provocado.

Voto a cada trapa bajada, cada negocio muerto y empresa expoliada y Voto por cada leonés emigrado que no puede hacerlo, por trabas burocráticas muy bien diseñadas, para evitar su Boto. Boto a aquellos que, creyéndose dueños de nuestros impuestos, buscan intereses privados con dinero público, derrochando en proyectos absurdos, mientras se cierran consultas y patios, y Voto a cada leonés que acaba pagando con su propio dinero, servicios que debieran ser públicos. Voto a la Plaza del Grano y sus cantos rodados. Boto y reBoto a quien, atribuyéndose un poder ilegítimo, y con soberbio desprecio, ha arrancado su historia a bocados, a cambio de miserables mordiscos. Voto porque se haga justicia.

Voto al Servicio de Microbiología de León, a la Unidad del dolor y a cada leonés que ahora, arrastra su enfermedad hasta Valladolid. Boto a los responsables de que esta comunidad sea casi líder en la reducción de gasto sanitario, a los que se están llevando nuestros Servicios, mermando la calidad de vida de los leoneses. Boto a la desidia bien pagada, por los leones, de quien lo está permitiendo y a quienes nos venden a trozos, enredados en trapicheos, sin valores, principios ni escrúpulos.

Y Voto a cada leonés que piense que esto es cosa de todos y sólo entre todos podemos cambiarlo, a quien el domingo salga de casa con una esperanza y tres sueños y los deposite en las urnas. Igual conseguimos que en las cocinas leonesas no queden más sillas vacías, las madres y abuelas pongan tranquilas la mesa y al contar las cucharas, les salgan las cuentas.
Volver arriba
Newsletter