Publicidad
Quintana de Rueda, una cita fiel con la Liga y hasta con un cantar

Quintana de Rueda, una cita fiel con la Liga y hasta con un cantar

UN VERANO SIN LUCHA IR

La inconfundible figura de Luis Padierna esperando para continuar un combate. Ampliar imagen La inconfundible figura de Luis Padierna esperando para continuar un combate.
Fulgencio Fernández | 25/07/2020 A A
Imprimir
Quintana de Rueda, una cita fiel con la Liga y hasta con un cantar
Un verano sin lucha El municipio de Valdepolo tiene en Quintana el lugar con mayor tradición histórica en la lucha leonesa, en luchadores y hasta en un cantar de lucha
El ‘corro del Corpus’ en Quintana de Rueda siempre fue un clásico de los inicios de temporada, de tal manera que cuando lo cambiaron porque llegaba excesivamente pronto, podía hacer mal tiempo, lo hicieron nuevamente a los primeros corros de cada año, un lugar esperado después del invierno, un corro para intuir cómo se presenta la temporada, el estado de forma de los luchadores...

Y un pueblo en el que siempre está recibiendo a aficionados, autoridades, federativos, luchadores... el entusiasta Luis Padierna, un histórico de la lucha y el deporte, buen culturalista también, después monitor y siempre aficionado, por más que la vista le ha jugado algunas malas pasadas.

Recuerda Padierna como la Cultu y la lucha se dieron la mano en su caso. «Volvía de ver uno de los primeros partidos de la Cultu y había lucha en Mansilla, entré a verla, me gustó el ambiente y como me lo pidió Nano Urdiales me federé y me enganché a los aluches».

Y lo fue. Ya tenía 23 años pero se le daba bien a aquel espigado chaval, curtido de las faenas del campo, deportista... tal vez para compensar que se inició tarde también se retiró tarde. «Ya tenía 39 años y me di cuenta de que el físico tiene un límite y me fui... me costó, estuve años sin pisar un corro. No me aguantaba», recuerda Padierna.

Coincidió con grandes luchadores, desde su paisano Casimiro Burón, también gran luchador, a los Marcelino Tascón, Baudilio el de Viego, Manolete el de Campohermoso, los Flecha, Timoteo Hidalgo y hasta un joven Juanito Hidalgo... «y sobre todo Bernardo, era buenísimo». Y tiene en su palmarés un curioso título: «Campeón de España. Se celebró un año en Mansilla y tuve el privilegio de ganarlo, con lo que soy uno de los pocos que lo tiene pues no se celebró más».

Detrás vinieron otros, como Juanjo Burón Cano, campeón de Liga y excelente deportista... y hasta tienen en el pueblo a un vecino, gran aficionado y excelente músico (Julio Ferreras, ex director del Conservatorio de León) que, junto al poeta Toño Llamas, compusieron música y letra de un ‘Cantar de la lucha leonesa’ tan bello como desconocido.
Todo ellos en esta suave Ribera.
Volver arriba
Newsletter