Publicidad
"Queremos revertir el problema en una oportunidad"

"Queremos revertir el problema en una oportunidad"

CULTURAS IR

Manuel AO en un momento de la representación. | OMAR BLANCO NEGRO Ampliar imagen Manuel AO en un momento de la representación. | OMAR BLANCO NEGRO
Fulgencio Fernández | 13/10/2020 A A
Imprimir
"Queremos revertir el problema en una oportunidad"
Cultura Teatro Bébora, a la sombra de la Catedral, ofrece a los aficionados una singular oferta: dos pases diarios de la obra ‘El éter bajo la montaña’ para un máximo de diez espectadores y sin número mínimo, para uno ya se representa. Su protagonista es el actor leonés Manuel AO
Teatro Bébora es un espacio diferente con una oferta diferente. Un local a la sombra de la Catedral —en la calle San Salvador del Nido, número 4— que ofrece cada tarde —de martes a viernes— una función doble de teatro (a las 19.30 y a las 21 horas) en la que se representa la obra ‘El éter bajo la montaña’, de Acéfalo Narciso Teatro e interpreta el actor leonés Manuel AO. Una propuesta singular, en la que «hay derecho a consumición» con los 10 euros de la entrada. «Es una propuesta que se inspira en La Malhablada, de Salamanca, donde puedes seguir una actividad de creación o representación teatral mientras tomas una copa, o lo que sea». Explica Manuel AO, quien añade que «hemos adaptado esta idea a los tiempos que estamos viviendo y ofrecemos estas dos funciones diarias para un máximo de 10 espectadores, con el fin de cumplir con toda la normativa sanitaria anti Covid, que respetamos al máximo. Lo que no tenemos en número mínimo de espectadores, si hay uno se hace la representación aunque, por suerte, está funcionando muy bien».

Señala «está funcionando» porque ya hace dos semanas que han puesto en marcha la idea y hoy martes afrontan la tercera. «Estamos muy satisfechos, tanto por la acogida por parte del público como con unas críticas inmejorables. El éter bajo la montaña aborda desde diferentes prismas la afección mental y el estigma social de la enfermedad mental desde un lenguaje contemporáneo que mezcla el teatro con el vídeo en directo creando un coctel de realidad social y emociones a flor de piel que emociona y agita a partes iguales».

- ¿Cómo surgió la idea?
- Renovarse o morir. Los tiempos han venido como todo el mundo sabe y hay que adaptarse a ellos. Hemos hecho una apuesta por eso que tantas veces se dice, pero pocas se hace, que es tratar de revertir lo que es un problema en una oportunidad; una oportunidad de hacer un teatro muy cercano a un público muy reducido, trabajar con una producción muy asumible, en este caso es un monólogo y la directora es a su vez la encargada del sonido, la luz o la parte audiovisual pues reforzamos el monólogo con una parte audiovisual, así en este montaje, que habla de la enfermedad mental, hemos hecho entrevistas a especialistas, que se pueden escuchar. La verdad, está funcionando muy bien esta experiencia de microteatro».

Tan positivo está siendo el resultado que desde Bébora y Acéfalo Narciso Teatro ya trabajan en ideas futuras. «La obra está funcionando, pero llegará el día que se vaya agotando y estamos pensando en otras colaboraciones, en otro tipo de espectáculos de formato similar, monólogos de gente como Pablo Parra, los cuentacuentos del tipo de los de Manu Ferrero u otras producciones pensadas ya para este formato». Y señala Manuel AO que se plantean «ir escribiéndolas pues nos gusta trabajar con cosas propias, textos e ideas nuestros... en fin, hay caminos abiertos pero, de momento, seguimos con esta obra y con esta idea».

Para organizar cada una de las sesiones lo más práctico es reservar a través de la dirección de correo electrónico teatrobebora@gmail.com o a través de whatsapp al número 615858974. «Además de asegurarte que hay sitio a veces también nos permite reorganizaremos; por ejemplo, si para una tarde hay 10 y 6 reservas pues lo cambiamos a 8 y 8 o si ya está llena una función avisar de que hay sitio en la otra». Y siempre, insiste Manuel AO, «el Teatro Bébora cuenta con todas las medidas sanitarias exigidas actualmente».
Sobre la obra ‘El éter bajo la montaña ‘, el monólogo que están ofreciendo, señala que los espectadores «están recibiendo con la mejor disposición el problema de la enfermedad mental. Creo que es un texto con mucha verdad pues se inspira en los poemas de la leonesa Mareva Mayo, que conoce ese mundo desde dentro. Ofrece diversas visiones de la vida con la opinión de expertos; en definitiva, tiene mucha verdad y se nota».

- ¿Y a dónde llega?
- Creo que no es el teatro el lugar de buscar las soluciones; el teatro es una ventana a la reflexión, al debate.
Una reflexión que nace allí mismo, en la obra, en el diálogo que establecen y que va calando entre los espectadores. «Creo que está funcionando el boca a boca. De hecho, al final de la obra nos dirigimos a los espectadores y les pedimos que cuenten lo que acaban de ver y sentir».

Allí. En Bébora, con consumición.
Volver arriba
Newsletter