Publicidad
"Queremos que la sociedad sea un poco más amiga de los animales"

"Queremos que la sociedad sea un poco más amiga de los animales"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 14/02/2021 A A
Imprimir
"Queremos que la sociedad sea un poco más amiga de los animales"
Sociedad Miguel Ángel Gutiérrez Getino, presidente de 'MasQperros', asegura que "cada vez es más normal que vayas a comprar y te lleves al perro, forman parte de la vida cotidiana"
Si de entrada nos topamos con una asociación que lleva por nombre ‘MasQperros’ y desconocemos a qué obedece y cuál es la génesis de su existencia, es posible que pensemos que podríamos estar ante una organización que trata de dar salida al abandono de mascotas o algo similar. Error. Sí, tiene que ver con mascotas, con perros para ser precisos, y quienes en los últimos diez años se han ido sumando a esta iniciativa sólo pretenden que la sociedad estime y acoja a nuestros amigos caninos como un miembro más de la sociedad. La historia arranca en 2011 con un movimiento vecinal y su área de expansión se estableció en la Palomera.

Tal y como recuerda el presidente de la Asociación Miguel Ángel Gutiérrez Getino, cuando coincidían varios vecinos en el barrio, en los clásicos paseos para que el animal pudiera hacer sus necesidades y a la vez 'perrunear', «nos dábamos cuenta del peligro que entrañaba para los perros porque estábamos muy cerca de algunas calles con mucha circulación, sin ningún tipo de vallado. Y ahí comenzó todo, como una asociación de vecinos que reclamaba al Ayuntamiento que acotara un espacio para los perros».

Ahora, casi una década después, aquella plataforma ha crecido, ha ampliado sus tareas como son las campañas de recogida de alimentos para familias golpeadas por la crisis que no pueden costear el coste del pienso o la interacción con otras asociaciones de diversa índole con las que comparten la filosofía del voluntariado en la plataforma del Voluntariado de León, y desde hace apenas unas fechas también de Castilla y León.

– Parece que surgió como una necesidad vecinal porque pasear por la Palomera con los perros era toda una aventura.
– No nos conocíamos de nada, salvo de coincidir en la calle cuando salíamos con los perros para que hicieran sus necesidades y tuvieran contacto con otros. Todos coincidíamos en que había que acotar una zona para evitar males mayores. Y por eso lo primero que hicimos fue solicitar al Ayuntamiento que nos vallara una zona para que los perros pudieran correr sin molestar a nadie y para poner coto a algunas barbaridades que se producen cada cierto tiempo; algunos tratan de envenenar a los animales con raticida o con clavos en la comida. Aunque mantuvimos varias conversaciones y tratamos de dar a conocer esta situación por medio de las hojas de reclamación de la cadena Ser, al final no fue posible.

– Al principio no era necesario ni apuntarse a la asociación.
– Fue una reacción espontánea ante esta situación. Paso a paso aquella iniciativa fue creciendo y expandiéndose. Gracias a las redes sociales, como es el caso de la página de facebook, somos más de 12.000 personas que nos comunicamos para plantear cuestiones o para realizar actividades o acciones sin ningún tipo de partidismo, porque hemos tenido y tenemos buena relación con todos los partidos políticos, los que han gobernado y los que gobiernan.

– Si tenemos en cuenta que en León hay censados unos 15.000 perros, ¿Cuáles son las principales actividades que desarrollan y con cuántos voluntarios cuentan para realizarlas?
– Por suerte contamos con casi 25 voluntarios para desarrollar tareas de apoyo social y sanitario a familias en situaciones complejas para orientarles y evitar el abandono de los perros, cuando carecen de medios económicos. Uno de nuestros principales objetivos, en este sentido, es el banco de alimentos gracias a las donaciones, como los 75.000 kilos de pienso que reunimos en 2013. La gente acude cuando no puede alimentar a los perros. Es un espejo que por desgracia nos recuerda que la pobreza se está cronificando.

– ¿Qué quiere decir?
– Antes entregábamos pienso para perros más grandes que lógicamente consumen mucha más cantidad. Desde hace algún tiempo observamos que muchas familias con perro han optado por los de tamaño pequeño porque gastan mucho menos.

– En pocos años la presencia de mascotas en las familias no ha cesado. ¿Qué ha cambiado desde los años 80/90 del pasado siglo?
– Sí, ha cambiado. Nosotros también damos mucha importancia a fomentar la educación y la responsabilidad de todos. Hacemos campañas para el uso de bolsas para la recogida de excrementos y también pedimos a los vecinos que la violencia no es una salida cuando un perro orina en una puerta. Pueden denunciarlo pero intentar envenenarles, como ha sucedido no hace mucho en algunos barrios, no es la salida. Hace unos días sucedió en el Ejido; hay una ley de protección animal pero envenenar y matar a un perro sale muy barato.

– Pese a estos actos deplorables la sociedad va cambiando y ya no es raro ver a un perro con su dueño de compras en una tienda de ropa o tomándose un café.
– En León ya contamos con 233 establecimientos en los que los perros son bien recibidos, y a estos habría que añadir a aquellos que han tenido que cerrar arrastrados por la crisis. Cada vez es más normal que vayas a comprarte una cazadora y te lleves al perro o que de repente estés en la calle y hagas un alto para tomar un café. Ya forman parte de la vida cotidiana.

– Incluso son un invitado más en las fiestas de la Asociación de Vecinos, paella incluida.
– Si, cierto, la última fue en septiembre de 2019 y esperamos volver a recuperarla, también en San Andrés y Villaquilambre cuando la pandemia deje de ser una pesadilla.

– Mejora la situación pero aún no se sabe nada de aquellas famosas 40 zonas, con un total de medio millón de metros cuadrados, destinadas para los perros y que se iban a ser realidad entre 2014 y 2020.
– Ni vallas, ni farolas, ni un triste banco para sentarte. Hemos oído muchas promesas pero hasta la fecha no hay nada tangible. No se trata de que pongan las cuarenta zonas de esparcimiento de un día para otro o en un año, pero si estaría bien si en los próximos tres o cuatro años se propusieran habilitar cada año varias zonas. Lo cierto es que muchos de estos espacios están en un estado lamentable y sin ningún tipo de infraestructura. No se trata de cantidad, sino de calidad.

– También forman parte de la Plataforma del Voluntariado de León. ¿Ayuda a incrementar las expectativas?
– Está claro que sirve, porque el efecto terapéutico de los animales con discapacitados o con personas mayores está demostrado, pero para eso hay que enseñar a los perros y nosotros no abordamos esa parcela.
Volver arriba
Newsletter