Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Que te vaya bien, amigo

Que te vaya bien, amigo

OPINIóN IR

26/07/2019 A A
Imprimir
Que te vaya bien, amigo
Afinales de febrero de 2014 aterrizaba en este periódico un joven maño, Alejandro Cardenal. Por puro azar del destino, pues motivos personales le habían llevado a Ponferrada justo en el momento en el que quedaba vacante un hueco que incluía cubrir los deportes del Bierzo. Como un melón por abrir, que no sabías qué sabor te ofrecería. Y del que acabó saliendo uno de los mejores profesionales, tanto a nivel personal como laboral, que me he encontrado en el mundo del periodismo.

Es curiosa esa relación que se establece con alguien con el que, durante más de cinco años, hablas a diario. Que consideras un amigo aunque en persona esté en torno a la decena el número de veces que te hayas visto en todo este tiempo.

Desde el inicio no dejó de crecer y mejorar. Y eso que empezó fuerte, con un Ponferradina-Mirandés que finalizó 1-1 y en el que ya puso en un sumario que los bercianos habían «jugado uno de los peores partidos de la temporada». ‘Entra con todo el chaval’, comentamos en redacción.

Poco a poco fue creciendo, sin cesar nunca en su progresión. Cada vez mejor en todo. Además el corazón se le fue haciendo blanquiazul, pues de las bromas iniciales sobre que tenía que defender a la Ponferradina en los piques con sus compañeros de deportes y la Cultural, pasó ya a hacerlo de corazón y a muerte con el paso del tiempo. También haciéndose a la ciudad, después de que en mi primera visita para un derbi le dijera que se encargaba él de llevarnos a cenar luego y de repente apareciéramos en un Mcdonalds.

Llegó con la Ponferradina en Segunda y se marcha con ella de nuevo ahí. Y sinceramente, si por alguien me alegré de que consiguieran subir, fue por él.

Circunstancias de la vida, estos días escribe sus últimas líneas aquí. Él echará de menos la gymkhana para que Lydia Valentín le coja el teléfono (spoiler: casi nunca lo conseguía), los partidos que acaban cinco minutos antes del cierre o las prórrogas del Bembibre Basket.

Pero más le echarán de menos sus lectores y sobre todo sus compañeros. Jorge Alonso y yo nos comprometimos a mantener el grupo de Deportes y no expulsarle, salvo temporalmente si sube la ‘Ponfe’ a Primera, así que podremos seguir sus andanzas. Que te vaya bien, amigo.
Volver arriba
Newsletter