Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Que fluya

Que fluya

OPINIóN IR

29/12/2018 A A
Imprimir
Que fluya
Se acercan los últimos días del año. Siempre me resisto un poco a que se cierren las etapas, principalmente porque enero es uno de los meses que menos me gustan, y porque parece que a todo el mundo le entra la hiperactividad. Enero, primer mes del año, listado de propósitos, muchas cosas por hacer… ganas que probablemente se desvanezcan cuando se acerque marzo. Si llega. No soy muy amiga de pensar en todas las cosas que voy a hacer en el año que entra. Más bien me gusta reflexionar acerca de todo lo que he aprendido del que dejo atrás, recordar todo lo que he vivido –bueno y malo– y analizar cómo me he sentido y cómo me he enfrentado a todo eso. Sin ánimo de dar lecciones de vida, os diré que de lo que más orgullosa estoy en este 2018 es de darme cuenta, sin ningún cargo de conciencia, de que he aprovechado cada minuto que tengo con la gente que quiero. Intento no desperdiciar mi tiempo con personas que no me apetece estar, o que no me aportan nada en especial, para priorizar a aquellas que de verdad me hacen feliz. Trato de ver a mi familia todo lo que puedo, de estar con los amigos con los que realmente quiero estar, disfrutar de mi pareja, de mi trabajo, y de mi vida en general. Y cuando te das cuenta de que haces las cosas que realmente te apetece hacer, con quien las quieres hacer, todo fluye. Incluso en los días de mierda. 2018 me ha enseñado también a tener paciencia, conmigo misma y con los demás. A respetar que tengo limitaciones, y a aceptarlas. Pero también a descubrir mis fortalezas y darlas aún más alas para volar. Aunque soy una persona que disfruta mucho de las cosas sencillas del día a día, me recuerdo que todo es efímero y que hoy estamos aquí, pero mañana puede que no. Y esto lo he vivido también en mis propias carnes este año, por lo que resuena aún más fuerte en mi cabeza. Si tengo que pedirle algo al 2019, sería esto: no perder nunca la capacidad de disfrutar de las cosas que la vida me va dando. Disfrutar del camino al fin y al cabo, y que fluya.
Volver arriba
Newsletter