Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Qué felices fuimos

BLOGGINGIR

12/12/2014 A A
Imprimir
Qué felices fuimos
Avarias parejas cercanas les ha dado por separarse. Así, de repente, para los que no teníamos ni idea, aunque seguramente ellos lo veían venir desde hace tiempo, porque estas cosas no ocurren de un día para otro. Parejas que llevan juntas media vida, o unos años, y que ahora deciden poner punto y final a una relación que un día ya algo difuso les hizo muy felices. Parejas que se separan por un tiempo y que no están seguras de si prefieren seguir caminos diferentes, porque aunque aprendieron casi todo juntos ahora no están seguros de casi nada. Parejas que han visto cómo caducaba la pasión loca que les unió y que no pudieron sobrevivir a tanta rutina cuando fueron fallando las ganas. Parejas que tienen niños y que buscan la manera de que la nueva vida no afecte demasiado a los enanos, porque a ellos ninguno de los dos dejará de quererlos. Por suerte, las parejas cercanas de mi vida que se están separando han elegido ser civilizadas. «Me niego a ser una de esas ex que en el divorcio hacen repaso a toda la mierda para hacer cuanto más daño mejor», me cuenta una amiga que recuerda triste lo mucho que se quisieron. Me gusta mucho la gente que, tras un tiempo, es capaz de poner un ‘qué felices fuimos’ de epílogo a una relación que ya no da más...
Que el final de un gran amor no sea aquel ‘todos los recuerdos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia’ del monólogo final de Roy Batty en Blade Runner. Porque nosotros no somos replicantes, y aquí no es la hora de morir sino de seguir viviendo. Ojalá un ‘qué felices fuimos, gracias’.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle