Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

¡Qué extraños veraneantes!

¡Qué extraños veraneantes!

LNC VERANO IR

Maceteros, ojos que vigilan, bidones reciclados... todo en uno. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Maceteros, ojos que vigilan, bidones reciclados... todo en uno. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 18/07/2019 A A
Imprimir
¡Qué extraños veraneantes!
LNC Verano Curiosas figuras u obras de arte han aparecido por sorpresa en diversos pueblos de la provincia, extraños veraneantes que se han convertido en el centro de las conversaciones y algunos de los objetos más fotografiados por los visistantes
Un vecino de Salamón se llevó un gran susto cuando caminaba tranquilamente y notó cómo le observaba un ojo. Pronto comprobó que sólo era un pequeño bidón de plástico, convertido en macetero por su parte superior y en vigilante de los amaneceres del pueblo como el ojo que todo lo ve.

En Vegacervera, a la entrada llegando desde León, una mujer fumadora acompaña a las señales de tráfico que anuncian la carretera hacia La Vid o Coladilla. Los vecinos especulan con que si es una campaña «antitábaco», arte o nuevos ‘veraneantes’. Unos metros más arriba, sobre el río, ha crecido una de esas ciudades de rascacielos que crea Sebas Román y observa a los chavales de campamentos que se bañan en la cercana playa fluvial del Torío...

Otras estampas similares van creciendo en localidades como Paradilla, Vega de Gordón, La Pola...

Extraños veraneantes, para los que buscan explicación quienes llegan a estas localidades.

En el caso de Salamón la solución está en una vecina del lugar, Tere García, activa como pocas, siempre ‘maquinando’ algo, estudiar rabel, plantar flores, hacer la revista del pueblo o, como es el caso, llenar todos los rincones del pueblo con curiosas figuras: sobre una pasarela del río un vigilante que observa los peces de colores con los que ella misma ha repoblado el río ante la evidente ausencia de truchas. Unos metros más arriba otro personaje duerme la siesta a la sombra de un árbol, otros árboles del pueblo se han llenado de pájaros diversos y los maceteros con cabeza y flores pueblan un buen número de las barandillas sobre el río.

Extraños veraneantes que se han convertido en la conversación del pueblo y en la primera pregunta de todos los visitantes del lugar.

- Oiga, ¿qué significan todas esas figuras que hay por el pueblo?
- Que Tere quería darles motivos de conversación a aquellos visitantes a los que no se les ocurre nada que decir a los lugareños.
- Pues qué bien.

No es la primera vez que en esta comarca llaman la atención extraños habitantes, que nadie sabía de dónde han salido. Durante años en el Río Dueñas, que baja desde Lois hasta Las Salas para sumarse al ‘padre’ Esla, aparecían numerosas esculturas «sembradas» en el río, con piedras del propio Dueñas y colocadas sin ningún artilugio que las sujetara, en un ejercicio de perfecto equilibrio. Eran esculturas efímeras pues el secreto era que cuando en otoño crecía el río se las llevaba.

Y al año siguiente aparecían, porque un vecino de Ciguera, residente en Francia, René, entretenía buena parte de sus vacaciones en volverlas a colocar, en crear imágenes, figuras, grupos... que también eran el centro de las conversaciones y numerosas fotografías de quienes atravesaban aquel precioso valle. Ya hace unos años que no aparecen.

Arte en la Naturaleza

Las imágenes de Vegacervera, la mujer fumadora que recibe a los visitantes y otras, como las de varios pueblos de la comarca de Gordón son fruto de la «ampliación» del proyecto Arte en la Naturaleza, del departamento de arte del Instituto Leonés de Cultura. Hasta ahora, en las tres ediciones anteriores, solamente se habían colocados piezas en el entorno de la Cueva de Valporquero, como una fórmula más revitalización del lugar, pero este año han decidido ampliar la iniciativa a los pueblos de la comarca y se han ido instalando en Vegacervera, Pola de Gordón, Santa Lucía, La Vid, fieles a un viejo proyecto del ILC de «unir» los espacios de dos lugares fundamentales: la propia Cueva de Valporquero y el entorno del Centro de Interpretación del Clima de La Vid de Gordón. Pretenden crear «una gran ruta de arte por la zona central de la montaña recorriendo los espacios públicos de la misma», explicaban desde el ILCcuando se anunció este proyecto cuyo «anonimato» debe tener mucho que ver con la situación que vive la propia ‘casa madre’, la Diputación, a la espera de constituirse y echar a andar.

Además de la figura de la «mujer fumadora», que sin firmar lleva claramente la firma del irónico y ácido Pablo GG, y la también inconfundible de Sebas Román sobre el río, hay otras dos en diversos rincones del pueblo,

- Para dar qué hablar; dice uno.
- Que no es poco; le responden.



Volver arriba
Newsletter