Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Miércoles, 27 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

"Puto peón" (I)

"Puto peón" (I)

OPINIóN IR

23/02/2018 A A
Imprimir
"Puto peón" (I)
Si por ejemplo el jefecillo de turno se levanta con ganas de faltarte al respeto, de humillarte hasta extremos insoportables o insultarte porque se le pone a él en las narices, ¿se supone que a ti te toca tragar?

Si te llama «paleto», si te desprecia hagas lo que hagas, si se le va la olla y te llama «puto peón», o inútil, o gilipollas, o te dice que no te mereces ni la mitad del sueldo que te pagan, ¿te jodes?

La paciencia del ser humano puede llegar hasta límites brutales, lo voy descubriendo con el paso de los años. Uno siempre aguanta un poco más, resiste y sobrevive incluso aunque tantas putadas le resulten una tortura, porque lo son. Pero todo pasa, hasta la pena, hasta el dolor infinito.

Ahora resulta que en la Diputación de León, donde llevan años luciéndose en el capítulo de Personal tirando de las arcas provinciales –¡bien de pleitos, que ya los pagamos los ciudadanos!–, han abierto expediente a un tipo cuyo delito fue recibir el guantazo de una ‘compañera’, que le arreó por detrás. Hay una discusión, hay insultos contra él, le agreden y de postre se lleva un expediente (de momento, informativo) a petición del jefe de servicio...

Como el asunto viene ‘muuuuy’ de atrás y lo bueno es el que el tiempo (y sobre todo las pruebas, y el Juzgado) tienen el poderío de ir colocando a cada uno en su sitio, iremos viendo los detalles de un caso con mucha miga. Tristemente, uno de muchos.

Y una se pregunta, ¿qué ocurriría si la agresión la hubiera sufrido una mujer? ¿Sólo nos interesan las víctimas femeninas?
Volver arriba
Newsletter