Pugna pro mens sana

Pugna pro mens sana

OPINIóN IR

17/01/2021 A A
Imprimir
Pugna pro mens sana
Hay palabras que se anudan a la garganta cuando la mente circula a más de la velocidad permitida. Es difícil canalizar los pensamientos cuando no conoces si tus certezas seguirán siendo las mismas de aquí a tres horas. De hecho, la diferencia entre mi realidad actual –cenando hummus en el sofá– y la que tendré cuando ustedes lean estas palabras puede que sea abismal. O no, quien sabe.

Desearía tener una respuesta clara, pero quienes pueden otorgarla prefieren jugar con nosotros. Miles de estudiantes observamos a diario cómo nuestras universidades se jactan de invertir inmensas cantidades de dinero en instaurar una docencia online –sin éxito, claramente– y que, a la hora de la verdad, solo perpetúan el sistema de papel, boli y vómito de contenidos. Estamos en medio de la tercera ola y Madrid continúa teñido de blanco tras una nevada histórica que la administración aún no ha querido quitar de las calles, pero pretenden que hagamos exámenes presenciales sí o sí. No estoy a favor del modelo online, pero creo que no hay contradicción en desear –por nuestra salud y la de nuestros allegados– la realización de exámenes a través de internet.

No solo hablo del bienestar físico, también del mental, que es igual o más importante que el anterior. Llevamos cuatro meses de curso a un ritmo trepidante, estresante y hasta desesperante. Es agotador dedicar de diez a quince horas diarias al estudio –clases, trabajos, apuntes, etc.– y que un profesor admita que no se lee nuestros trabajos semanales, que otro explique que no piensa corregir cien exámenes o que otro no aparezca por clase cuando le viene en gana. Evidentemente, hay quienes no son así y aprender de esas personas es un motivante placer, pero, por desgracia, no es lo habitual.

Ahora solo sé que apenas he parado desde septiembre y que debería estar terminando unos exámenes que sigo sin haber comenzado porque no dejan de posponerlos. Ay, qué diferente sería si hubiera algún modo de hacerlos por internet y procurar el bienestar del alumnado… No se engañen, en esta institución poco se aprende, solamente se paga un precio abusivo para librar una batalla por mantener la mente sana.
Volver arriba

Newsletter