Publicidad
Puente Genil 26- Ademar 27: 'Remontada de corazón y portería'

Puente Genil 26- Ademar 27: 'Remontada de corazón y portería'

DEPORTES IR

Semedo intenta lanzar ante la defensa de Estepa durante el encuentro. | ESTEFANÍA FERNÁNDEZ Ampliar imagen Semedo intenta lanzar ante la defensa de Estepa durante el encuentro. | ESTEFANÍA FERNÁNDEZ
Jesús Coca Aguilera | 19/09/2020 A A
Imprimir
Puente Genil 26- Ademar 27: 'Remontada de corazón y portería'
Balonmano / Liga Asobal El equipo leonés, que estuvo contra las cuerdas con 4 abajo en el minuto 42, le da la vuelta al partido con una nueva exhibición de un Slavic que sentenció el triunfo sobre la bocina
Mediada la segunda parte, parecía que esta vez el Puente Genil iba a romper la maldición y de paso la increíble racha del Abanca Ademar a domicilio. Que tras 13 victorias seguidas ante los cordobeses y después de ganar el año pasado en todas las salidas ligueras, podía llegar el primer tropiezo de la temporada de los leoneses.

Y es que, en el minuto 42, todas las alarmas se habían disparado. De cuatro (23-19) ganaban los de Paco Bustos, que con un parcial de 4-1 abrían brecha en un partido que hasta entonces había sido tremendamente igualado, pues la única vez que el resultado había reflejado algo distinto a una victoria por la mínima o un empate había sido con el 6-8 del Abanca Ademar.

Pero entonces, cuando peor pintaban las cosas, surgió el ‘espíritu Ademar’... y despertó Dino Slavic. Una remontada de corazón y portería acabaron logrando los leoneses, que con un parcial de 0-4 devolvían la igualdad al marcador y en un final de infarto acababan llevándose el triunfo por la mínima (26-27).

El Ademar encajó sólo 2 goles en los últimos 13 minutos. El 25-26 del 56’ fue su primera ventaja de la segunda parte Siguen invictos y como colíderes los de Cadenas, que supieron sufrir y tener sangre fría en esos instantes finales, en los que el 6-0 nubló las ideas de los cordobeses y el portero croata, que en la primera parte había estado gris y de hecho llegó a ser sustituido por un Khalifa que no tuvo su día, se convertía para los andaluces en un gigante infranqueable.

Dos goles en los últimos 13 minutos encajaron los leoneses, que fueron por última vez por debajo en el marcador con el 25-24. Ahí apareció Marchán para poner las tablas y, tras congelarse el tanteador durante cinco eternos minutos en los que Ahmetasevic se unía al festival de Slavic bajo los palos cordobeses, un Gonzalo que sigue creciendo a marchas agigantadas y fue con cinco tantos el máximo goleador ademarista ponía la primera ventaja de los de Cadenas en toda la segunda mitad a tres y medio para el final.

Llegó a atacar de hecho para colocarse dos arriba el Ademar, pero una pérdida de balón provocó que el Puente Genil, que en estático parecía incapaz de encontrar soluciones, se encontrara con una contra con la que Xavi Túa colocaba de nuevo las tablas.

Sólo un tanto más hubo. Un zambombazo lejano que acabó siendo decisivo. Lo protagonizó Semedo, que cuajó su mejor actuación de la temporada tanto en ataque como en defensa, y que en el momento más delicado ‘soltó’ el brazo y puso el a la postre definitivo 26-27.

Un ‘misil’ de Semedo dio el triunfo a los leoneses. En un último ataque eterno Slavic paró el tiro de Juan Castro No metió más el Ademar, que en el otro ataque que tuvo vio cómo Lucin se topaba con el palo, y tocó ganarlo atrás, donde en la acción previa a ese tiro del croata ya había aparecido Slavic para parar el tiro de Joao Silva. Pero quedaban unos larguísimos 50 segundos tras tiempo muerto en los que sufrir.

Los aguantó enteros el Puente Genil, rozando la pérdida en dos ocasiones y sin encontrar espacios hasta que, en el último segundo, hallaban en posición clara al leonés Juan Castro... que tenía en sus manos el empate pero se topaba con la nueva intervención salvadora de Dino Slavic.

El central leonés, que llevaba cinco goles a los 17 minutos y no metió ya ninguno más, se veía condenado a tener pesadillas con Slavic. Javi García, una pesadilla en el pivote, con ocho tantos antes del ecuador de la segunda mitad, acababa siendo secado por la defensa. Y los detalles acababan marcando la diferencia.

Los que puso Feuchtmann, titular y el mejor en ataque en la primera mitad, confirmando que ha pasado de apartado a vital. Los de un Pedro Martínez que volvió a dar un plus defensivo. O los de un Cadenas que, en un día en el que Natan, Lucin o Jaime no tenían el día en el lanzamiento, supo encontrar alternativas en el juego ofensivo para salir victoriosos. Tres de tres.
Volver arriba
Newsletter