Publicidad
PSOE, Podemos y CB respaldan subir el agua y gravar las basuras para resolver la "herencia del PP"

PSOE, Podemos y CB respaldan subir el agua y gravar las basuras para resolver la "herencia del PP"

ACTUALIDAD IR

Votaciones a favor de las medidas por parte del equipo de Gobierno en el pleno. | ICAL Ampliar imagen Votaciones a favor de las medidas por parte del equipo de Gobierno en el pleno. | ICAL
Mar Iglesias | 27/12/2019 A A
Imprimir
PSOE, Podemos y CB respaldan subir el agua y gravar las basuras para resolver la "herencia del PP"
Municipal El PRB anuncia una manifestación el 7 de enero en contra de la imposición del nuevo pago y pide que se reduzca el IBI al mismo nivel
Con el recuerdo de la gestión popular como justificante final de las medidas, el pleno del Ayuntamiento de Ponferrada aprobó, con el rechazo de la oposición y el respaldo del PSOE con Podemos y Coalición por el Bierzo, la subida del recibo del agua y alcantarillado propuesta por el equipo de gobierno en un 9,70% y la inclusión de una una nueva tasa de basura que irá entre 36 y 48 euros, según explicó la concejala de Hacienda, Mabel Fernández.

La subida supondrá 12 euros anuales en cuanto al agua y alcantarillado, lo que supone un euro al mes. Fernández apuntó además que, en cuanto al Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI, que en la subida que se produjo en 2018 debido a la revisión catastral se apuntó que contenía la tasa de basuras, no variará y se congelará hasta que se pueda disminuir, algo que, apuntó, no podrá acometerse hasta que concluya el Plan de Ajuste al que está sometido el Ayuntamiento en 2022. “Es un día difícil pero hacemos una apuesta por modernizar la ciudad”, dijo Fernández. “No nos gusta la forma de gobernar que ha habido. Hay quien hipoteca al Ayuntamiento y hay quien paga”.

Asegura que este abono también servirá para mejorar la red de abastecimiento, con un plan plurianual para acabar con las canalizaciones de fibrocemento, aún 62 kilómetros, lo que supondrá 17 millones de euros y que supone un problema sanitario. “Solo estamos cumpliendo con los contratos que otros firmaron. A veces no hay que estar a la altura de las circunstancias, sino por encima de ellas”, dijo.

La concejala de Podemos, Lorena González recordó que la subida del agua proviene de 1996, cuando, siendo alcalde el popular Ismael Álvarez, concedió la gestión del agua a una empresa por 25 años, que después pasó a 38 años más con Carlos López Riesco “los chanchullos del PP para meterle la mano en el bolsillo de la gente ya eran notorios en ese momento”, apuntó. Culpó al PP de esta situación porque hasta 2047 “si no encontramos forma de remediarlo”, la empresa Aquona es la que cobra la prestación del servicio y en el pliego de condiciones del contrato con el Ayuntamiento se le reconoce el derecho de incrementar la tarifa del agua con el IPC más uno anual. Por eso lamenta las críticas del PP por esa subida “sin explicar que de no cumplir con el contrato que ellos firmaron tendremos que correr con los gastos de un contencioso que la empresa ya ha anunciado”. González pidió la municipalización del servicio, pero su grupo votó a favor del PSOE por considerar que este problema es una herencia del PP de la que no se puede escapar.

El portavoz del PP, Marco Morala afeó que Podemos votara a favor de una subida de agua y quiso escapar de juzgar el pasado “estamos aquí para facilitar el futuro de los ponferradinos”. Morala se posicionó del lado de los ciudadanos en contra de estas subidas “un ejemplo más del yo invito y tú pagas. Va en contra de nuestros principios de contención de gasto. Este es un mal presagio para la aprobación de presupuestos”, auguró. Sí apunta que es necesario mejorar las redes de abastecimiento “pero sin gastos adicionales que pagan siempre los mismos”.

Desde Coalición por el Bierzo, Pedro Muñoz aseguró que los informes técnicos y económicos del Ayuntamiento dicen que es ineludible acometer la subida “estamos en un contencioso”, advirtió.

Por su parte, el portavoz del Partido Regionalista del Bierzo, PRB, Tarsicio Carballo consideró una barbaridad la subida del agua y manifestó la intención de promover “acciones gordísimas” en su contra.

Desde Unidad Social de Electores, Samuel Folgueral consideró la subida desproporcionada pero reconoció que en el mandato anterior se acumuló la deuda “y no me extraña que la empresa tome medidas”. Propone fórmulas para dañar lo menos posible a los ciudadanos y estudiar “entre todos los grupos políticos llegar a un acuerdo con la concesionaria” para “tomar una decisión diferida en el tiempo”.

La portavoz de Ciudadanos, Ruth Morales tildó de “desmesurada” la subida de un 9,7% en un solo año del agua. Considera que el regidor también es responsable de que se acumulara la deuda en el servicio, puesto que no lo exigió siendo oposición.

El alcalde, Olegario Ramón considera que es uno de los momentos en los que hay que hacer “un ejercicio de coherencia” que considera que no ha sido así “es un ejemplo de fariseísmo y de demagogia”. Ramón considera que el PP ha dado un ejemplo “de política marrullera y partidista”. “Saben que era necesario hacerlo, porque Roberto Mendo estaba en las comisiones de seguimiento y vienen aquí a hacer política de la malo. Yo apuesto por otra política”, dijo.

Movilización contra la tasa de basuras


Sobre la tasa de basuras, también asegura González, desde la bancada de Podemos, que viene a resolver un “chanchullo”, del PP, que no ha contemplado tasa de basuras en Ponferrada desde los años 90, cuando se eliminó por asegurar que se recogía en el IBI. Una directriz europea actual obliga a establecer este abono, mientras que el IBI no se puede bajar en los próximos cuatro años, por el Plan de Ajuste que se levantó con el PP.

Carballo rechazó la imposibilidad de rebajar el IBI “deben rebajar la equivalencia de esa tasa”, dijo, aunque se adelantó al problema de recaudación, sobre todo por parte de los comerciantes de ejecutarse esa rebaja. "Es inaceptable y fuera de lugar", dijo, pidiendo que la tasa quedara sobre la mesa, y anunció que el 7 de enero convocará una manifestación contra esta tasa que considera “abusiva” y se elimine “o esté acorde con la situación de los ciudadanos”.

Folgueral consideró una subida “precipitada” esta tasa. También apuntó esa adecuación del IBI con la nueva tasa, algo que, de no hacerse “es en detrimento de la ciudadanía”. Considera “obligada” la rebaja del IBI antes de establecer esa tasa. Desde Ciudadanos, Morales habló de esa tasa como un “despropósito” en la situación actual y criticó el apoyo de Podemos a esta medida a la que reprochó decir que "a la gente no les importa pagar impuestos". Le pidió que se lo dijera a aquellos que les hace un descalabro económico estos incrementos.

Muñoz pidió a la interventora que dijera si en un Plan de Ajuste se puede rebajar el IPC, algo que negó la técnica, ya que ese documento apunta que debe subirse un 2%. Incluso apuntó la interventora que la congelación tampoco sería posible.

Morala asegura que la directiva europea puede no activarse porque no está recogida aún en el ordenamiento jurídico y lamentó que no se contara con toda la corporación para acordar esta medida.

Por su parte, la portavoz del PSOE reconoce que la legislación trata de incrementar el control sobre los residuos para evitar sanciones incluso comunitarias y la cuantía de la tasa se define por la ubicación de la vivienda. Más de 15.000 viviendas pagarán unos 3 euros al mes, y apuntó que el equipo de Gobierno pretende mejorar la gestión de residuos "no podemos responder de las subidas brutales del IBI anteriores", dijo "hay que tener desfachatez para mentir a los ciudadanos y decirles que se incluía la tasa de basuras". Pero sí asumió el compromiso de congelarlo hasta 2022 "y nos plantearemos una rebaja", dijo. 

Ramón aseguró que "se está solucionando un problema", asumiendo una normativa europea que está activa "que dice que se deben abonar los costes de la recogida y la gestión de los residuos". Asume que "es impopular", pero "es cumplir una normativa europea vigente desde 2011. Además apuntó que hay ayudas para abonar estas imposiciones.

2,1 millones para el TUP


El servicio de Transporte Urbano de Ponferrada, TUP solicitó el abono a cuenta de 2.160.000 euros por liquidación de prestaciones, en evitación de enriquecimiento ilícito del Ayuntamiento, una cantidad de la que habrá que detraer los ingresos, pero que supone una subida con respecto a años anteriores.

La concejala de Hacienda, Mabel Fernández reconoció que ese pago se debe a un servicio efectuado “existe la constatación de que el precio se ajusta al mercado, que el servicio se ha realizado. No hay contrato desde 2012 y estamos en situación de alegalidad y hay crédito para satisfacer el gasto. Realizado el servicio hay que pagarlo y estamos trabajando para asumir la gestión de este servicio con medios propios”, dijo.

Por su parte, Carballo pidió que se sacara a licitación y se municipalizara el servicio para resolver esa situación de alegalidad. Por su parte, Morala desveló que hay dos informes técnicos con una diferencia de 230.000 euros al año en las cuantías, por lo que su voto en el punto fue la abstención, pero además apuntó que Ramón “es un alcalde débil con las empresas concesionarias y su debilidad la pagaremos todos los ponferradinos”.
Volver arriba
Newsletter