Publicidad
Provincialismo galleguista

Provincialismo galleguista

OPINIóN IR

04/02/2021 A A
Imprimir
Provincialismo galleguista
La caída en desgracia de Pedro Muñoz ha propiciado un giro galleguista en Coalición por el Bierzo, de la mano del concejal ponferradino Iván Alonso. Tras el obligado retiro de Muñoz de la vida política en junio de 2020, Alonso se reunía en septiembre con los independentistas del Bloque Nacionalista Galego para fijar una estrategia. Coalición por el Bierzo pretende realizar un referéndum para que el espacio del Consejo Comarcal del Bierzo pase a incorporarse a Galicia, si triunfasen sus tesis. Después, pretenden formar una nueva provincia junto con varias comarcas de la actual Orense. Quedaría así como territorio adscrito a la Comunidad Gallega.

No hay nada que oponer en cuanto a la legitimidad de sostener ésta o cualquier otra opinión. Otra cosa son tanto la viabilidad legal de la iniciativa, como la conveniencia económica para los bercianos, o la permisividad de las instituciones para lograrlo. Para alcanzar su pretensión, los galleguistas de CB deberían conseguir que el gobierno central convocase un referéndum sin precedentes, de justificación legal dudosa, y ganarlo.

Posteriormente habría que modificar el Estatuto de Castilla y León, que no contempla la segregación de territorios, salvo los enclaves como Treviño (zonas rodeadas por otra autonomía). Además, debería modificarse el Estatuto de Galicia, que no recoge la incorporación de nuevos territorios. Posteriormente, tendrían que cambiar los límites provinciales de Orense, cosa que no prevé el Estatuto de Autonomía de Galicia y que requiere una ley orgánica en Madrid. Por último, habría que crear una nueva provincia, algo que no se plasma en la Constitución.

Todo esto se pretende con el apoyo de los independentistas del BNG (19 de los 75 escaños en Santiago de Compostela y 1 de los 350 en Madrid). El objetivo parece desproporcionado para las fuerzas de que dispone Alonso.

Pero más cuestionable es la propuesta desde un punto de vista económico, puesto que Lugo y Orense se encuentran entre los últimos puestos de prosperidad del país por el centralismo de la Xunta, que centra su acción en la franja costera atlántica. La nueva provincia, quinta, pasaría a la marginalidad en Galicia. ¿Qué sería de las 254 juntas vecinales bercianas? En Orense solo pervive una.

Por otra parte, la segregación del Bierzo supondría que casi el 65% de los habitantes de la provincia leonesa resultante estarían ya en ayuntamientos favorables a la Autonomía Leonesa. Esto reforzaría la creación de la 18ª autonomía española, algo que intentan evitar los caciques de partidos nacionales. En conjunto, la propuesta de Alonso y el galleguismo parece algo poco meditado.
Volver arriba
Newsletter