Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Principio y fin

Principio y fin

OPINIóN IR

27/06/2019 A A
Imprimir
Principio y fin
Llevo varios día atenazado por la estomagante sensación de que hay demasiadas personas que se creen todopoderosas y piensan que son el principio y el fin de todo lo que nos rodea. Les ocurre a algunos de los históricos aficionados a los toros, que crecían siete u ocho centímetros en los días de corrida y que han desaparecido en cuanto han visto que ya no son el niño del bautizo, el novio de la boda, el muerto del entierro y el sheriff en el acceso privilegiado a la plaza. Y, claro, como ya no están ellos, la feria ha pasado a ser una mierda, los aficionados han pasado a ser unos catetos y el mejor sitio para ver los toros ha pasado a ser cualquiera que no sea León. También hay artistas locales que se creen el principio y el fin de las fiestas de la cuna de la democracia y que al día siguiente de su actuación ya están preparando la del año siguiente, dando por supuesto que van a volver a dejarles que atenten contra el oído de los pacientes leoneses. Y si alguien trata de decirles que ya estuvo bien, que todos conocemos de sobra su talento, harán guardia horas y horas a la puerta de algún despacho hasta que consigan su ansiado hueco en el próximo programa. Y no puedo dejar de acordarme de aquellos gestores de la cosa pública que se creen el principio y el fin de su partido y que se van por el mero hecho de que no se atiende a sus intereses particulares. Y ver la que se está montando porque los naranjitos se están ciñendo por una vez a lo que dijeron en la campaña electoral me lleva a pensar que el principio y el fin de nuestra democracia están en un estercolero.
Volver arriba
Newsletter