Publicidad
Primout

Primout

OPINIóN IR

31/07/2015 A A
Imprimir
Primout
No, don Ángel, usted no va a volver. A Primout no vuelve nadie» –le respondió don Roque. Julio Llamazares en su libro ‘Tanta pasión para nada’ cuenta que en 1947 cuando el gran poeta Ángel González, maestro en Primout, se despidió del alcalde prometiéndole que volvería algún día recibió esa heladora respuesta: ¡A Primout no vuelve nadie!

Tras mi primera visita, recuerdo a Primout como un territorio que en el abandono seguía poblado por el espíritu de sus ancestros. En el vacío y soledad de sus calles podía sentir con nitidez el rumor y la vida de aquellos nobles campesinos que durante siglos mantuvieron este precioso valle. Entre el bullicio de los arroyos que cruzaban el pueblo, entre el confuso sonido del viento se escuchaban los susurros de otros tiempos. Ángel González refleja con hondura aquel mundo ahora fantasmal: «Por mi ventana entraba el rumor del campo: retazos de conversaciones, las campanas de la iglesia cuyo sentido no tardé en adivinar, las esquilas de los rebaños que iban y venían del establo al monte, el fondo sonoro más adecuado para leer con pasión a Juan Ramón Jiménez».

Esta belleza extrañamente habitada de Primout es compartida con el valle y el rio que lo acompañan. Según Ecologistas en Acción, el valle del río Primout constituye un ecosistema de altísimo valor. La vegetación de su ribera posee una extraordinaria calidad, con alisedas y fresnedas de gran valor ecológico.. que constituyen un hábitat de interés comunitario prioritario. Las alisedas favorecen la buena calidad de las aguas que dan cobijo a variadas especies de notable interés como la trucha común, la nutria paleártica o el desmán ibérico. Pero ….¿quién dijo que «A Primout no vuelve nadie»?

Pues parece que alguien se ha acordado de volver ahora a Primout. La empresa Iniciativas Energéticas Combinadas quiere construir una central hidroeléctrica sobre el río Primout. Este proyecto sería absolutamente incompatible con la elevada calidad ambiental de la zona. No son suficientes las 25 centrales hidroeléctricas y 2 centrales térmicas de la cuenca del Sil. Este territorio que no olvidemos tiene una potencia instalada de 3.500 MW equivalentes a más de 7 centrales nucleares como Garoña, creo que ya ha sufrido con holgura megaimpactos de la producción energética. Volvamos a Primout pero para disfrutar de la sublime belleza de su entorno.
Volver arriba

Newsletter