Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Premios merecidos

Premios merecidos

OPINIóN IR

21/03/2016 A A
Imprimir
Premios merecidos
Para empezar por el principio, Fabri lo está haciendo sorprendentemente bien. No esperaba otra cosa, ahora bien a lo que me refiero es que no esperaba que tan pronto le cogiera el truco al equipo. Y tiene todo el mérito del mundo habida cuenta de lo que tenemos. De momento, y a falta de comparecencia de Hume o Luka, nuestro cuarteto atacante es Berrocal, Jebor, Antón y Acorán, que no meten ni miedo al equipo femenino de fútbol con andador del asilo de Orejilla del Sordete que tiene a Doña Rogelia como delantera y capitana.

Siete de los nueve últimos puntos ha conseguido el gallego y lo que es mejor, dejando buenas sensaciones. O todo lo buenas que siempre dejan las victorias. Con eso en ataque. Y Aguza, que no me he olvidado de él, aunque lo he relegado para hablar de él explícitamente. Porque tras su llegada el ‘5’ se ha convertido en uno de los jugadores más importantes del equipo, no ya sólo en ataque sino también en defensa además jugando en una posición que no es exactamente la suya. Hoy hizo el primer gol, justo y merecido premio a su labor en las últimas jornadas, pero tuvo que ser sustituido por lesión, esperemos que sea poca cosa, porque parece una pieza fundamental en el once del preparador gallego y su baja no viene en el mejor momento. Al igual que Alan, que ha vuelto a su posición originaria de mediocentro y está rayando a un gran nivel en esta nueva Deportiva de Fabri.

Y si bien el equipo sigue sin ser un equipo vistoso, ahora es un equipo reconocible, que tiene un patrón y una guía. Mejor o peor, eso va en el gusto del consumidor, pero patrón al fin y al cabo. Todavía hay algunas cosas de Fabri que son mejorables, sobre todo el tema de los cambios tardíos, pero es un mal menor, siempre y cuando los resultados acompañen.

Otro de los merecidos premios de la tarde de ayer fue para William Jebor. Tengo debilidad por este jugador. Sé que es un tronco, que quizá no tenga el nivel para jugar en la Deportiva o ni tan siquiera en el Bembibre, pero yo lo siento. Amo a ese tío, por una simple razón, lo da todo, y al que lo da todo, no se le puede pedir más. Jebor hace buena aquella frase de Eto’o de «curro como un negro para vivir como un blanco» y por ahí, conmigo, ya tiene parte del respeto ganado.

Puede que sea (de hecho, lo es) el jugador de peor calidad que ha jugado en la Deportiva (en tiempos modernos) que más le ha dado a la Deportiva. Hablo del plano deportivo, por supuesto. Sólo por eso, ya se merecía el gol de hoy. Y por su compromiso. Por eso, William Jebor, siempre en mi equipo. Quizás sea algo exagerado, pero los nueve puntos que sus participaciones directas en los goles nos han dado dan muestra de que hace más quien quiere que quien puede.

Hubo más premios merecidos esta tarde. El Toralín lleno animando a su equipo fue un premio para los jugadores que en las últimas jornadas llevan mereciendo. Que la gente se fuera contenta de ver ganar a su equipo también es un premio merecido para los aficionados que nos hemos comido muchos partidos infumables y una mala racha espeluznante. Ahora toca hacer lo mismo en Oviedo, ante un buen rival en un campo difícil y con el añadido de que vamos a ir con bajas importantes (Aguza y Miquel fijo). El equipo, la gente, todos tenemos que dar el do de pecho para salir. La luz al final del túnel se va haciendo más grande.
Volver arriba
Newsletter