Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Pregúntele a Margarita (Robles)

Pregúntele a Margarita (Robles)

OPINIóN IR

10/02/2017 A A
Imprimir
Pregúntele a Margarita (Robles)
Patxi López o Susana Díaz o Pedro Sánchez. ¿Quién será el próximo líder de un PSOE tocado? (Por cierto, me doy cuenta de qué apellidos más mesetarios tienen los tres). Pregúntele a Margarita Robles. ¿Qué pasó en los últimos días de la era Felipe González? «Yo viví sus últimos años, con una depresión de caballo, no hablaba con nadie. Todo era un caos en Moncloa y él estuvo a punto de sentarse en el banquillo». Pregúntele a Margarita. Por qué Bárbara Rey y su relación con el poder vuelve a la palestra. ¿Y qué sucedió cuando años atrás «empezó a pedir y pedir»? «Se le dio un programa de cocina en Canal 9». Sobre los entresijos del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, pregúntele a Margarita. Sobre Artur Mas y el Caso Pujol. «Yo ya denuncié a Pujol en su momento, cuando vivía en Barcelona. Y me lo hicieron pagar. Ahora, sin embargo, creo que juzgar a Mas es un error».

Margarita Robles sabe, sabe de lo que habla, y habla bastante, y aún así, estoy segura de que vale más lo que calla que lo que cuenta. Lo sé porque la he entrevistado, y porque nos lo está demostrando en esta comida de la Casa de León de Madrid. Margarita Robles, menuda, nerviosa, brillante, lleva más de 20 años en el centro de todas las batallas. Políticas, judiciales, nacionalistas, ministeriales, parlamentarias. La primera mujer en presidir una sala de lo penal, una audiencia –la de Barcelona–, ha sido secretaria de Estado de Interior –en los años negros de las huellas de los GAL–, magistrada del Tribunal Supremo y en la actualidad diputada por el PSOE en el Congreso. Es una política nata y su arma es la palabra. Tiene una memoria apabullante, un verbo afilado, pasión, y suelta frases con carga de profundidad y se queda tan tranquila. «Podemos me tentó, pero a mí no me gustan. Me gusta Pablo en las distancias cortas. Pero no su proyecto. Como caigamos en manos de Podemos nos ejecutan en una cuneta al amanecer», nos espeta casi sin aire. Y yo escudriño a esta mujer menuda y no veo ni pizca de humor en la frase. La dice totalmente en serio. O quizá es que su humor, que nació en León, porque aquí vivió hasta los doce años, se ha catalanizado –estudió y residió en Barcelona– o madrileñizado –su ciudad desde hace muchos años–. O quizá es que si pasas por el ministerio del Interior después de Rafael Vera y el rastro sangriento de los GAL, en la época cuando «la gente llamaba a los gobernantes asesinos si había algún atentado de ETA», se te agotan las reservas de humor. «Después de aquello, lo que pasa ahora en España me parece un juego».
Volver arriba
Newsletter