Publicidad
Prado de Fata: "Te despojas de lo que es superfluo"

Prado de Fata: "Te despojas de lo que es superfluo"

CULTURAS IR

La artista Prado de Fata posa junto a algunos de sus cuadros en la Fundación Vela Zanetti. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La artista Prado de Fata posa junto a algunos de sus cuadros en la Fundación Vela Zanetti. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 15/10/2019 A A
Imprimir
Prado de Fata: "Te despojas de lo que es superfluo"
Exposiciones La artista acerca la filosofía oriental a través de las obras que expone en la Fundación Vela Zanetti
Prado de Fata expone en la sala de la Fundación Vela Zanetti sus obras más recientes, entre las que caben destacar cuatro pinturas sumies, representativas de lo que hacen los monjes budistas Zen. «Yendo por esa línea oriental he traído unos cuantos jardines japoneses figurativos, realistas y piezas en otra línea abstracta».

En su exposición podemos encontrar un guiño a uno de los vestigios de la época romana que tenemos en León: Las Médulas, con todo su significado en la extracción del oro. «Hice un viaje y quería hacer un homenaje a esta provincia y a las Médulas y he traído cuatro piezas que son tres óleos y una escultura donde represento el skyline, la línea del lugar, más que ser figurativo, buscar la línea».

El cuadro principal de la exposición es el círculo con pan de oro como una invitación a meditar, por ello en esta obra se acompaña una alfombra y una banqueta de oración.

Se trata de una exposición variada: las esculturas se distribuyen por toda la sala y se pierden un poco entre los huecos de las ventanas, y los cuadros en los que mezcla técnicas y materiales son de una gran variedad como ella misma ha reconocido.

Yo hago retiros cada poco tiempo en monasterios, que son sitios de retiro o de silencio y también he hecho meditación en Zendo Betania Prado de Fata es una artista en constante evolución siguiendo las enseñanzas de las filosofías orientales, la meditación y ella misma cuenta que en esta época es un poco difícil buscar un tiempo para la meditación y el recogimiento. «Yo hago retiros cada poco tiempo en monasterios, que son sitios de retiro o de silencio y también he hecho meditación en Brihuega (Guadalajara) en un lugar que se llama Zendo Betania que practica la meditación Zen con cursos introductorios, y al vivir en Madrid me queda cerca».

Explica que se dedicaba a la pintura tradicional, pero cuando conoció la filosofía Zen fue como una sacudida. «Como dicen los maestros Zen que tiene que entrar en tu vida, como una sacudida. Y a través de conocer su pintura y hacerme preguntas sobre el por qué de esa pintura, qué representa, qué quieren expresar, los materiales que usan, por qué no hay color, ya que es monocromo. Y para resolver esas preguntas tuve que leer y leer porque en aquellos años no había casi información acerca de esta filosofía», dice.

Poco a poco se fue enterando que detrás de estas expresiones artísticas hay una forma de entender la vida y enfrentarse a ella. Dice que «esta filosofía tiene sus pautas estéticas y esas pautas luego las paso al óleo o a las piezas que hago, bien sean pinturas o esculturas. Hay una austeridad, un despojarte de lo que no es necesario».

Trabaja mucho con otros materiales como el polvo de mármol que le gusta mucho porque es noble, bonito y se adapta perfectamente a sus ideas».
Volver arriba
Newsletter